Energía

Tesla_electrico

El CEO de Tesla, Elon Musk, ha publicado la segunda fase del plan para el futuro de la empresa, que incluye la integración de energía solar en los techos de los coches y el almacenamiento de la energía en batería, aumentar las ventas de automóviles en todos los mercados y fabricar coches autónomos que serán 10 veces más seguros que aquellos conducidos por seres humanos.

Esta nueva fase llega una década después del primer plan ideado por Musk, en el que se decía que la compañía crearía vehículos caros con el fin de financiar futuros vehículos "más asequibles" y para desarrollar la tecnología de energía solar.

"Parte de la razón por la que diseñamos el primer plan maestro era para defendernos de los inevitables ataques a los que se enfrentaría Tesla acusándonos de solo preocuparnos por la fabricación de automóviles para los ricos", escribe Musk en su blog.

"El objetivo de todo esto fue, y sigue siendo, la aceleración de la llegada de la energía sostenible, por lo que podemos imaginar un futuro más saludable. […]Necesitamos conseguir una economía sostenible de energía en el futuro o nos quedaremos sin combustibles fósiles resultando en un declive de la civilización".

El mes pasado, Tesla anunció su interés en comprar las placas solares que vende el líder del mercado americano: SolarCity. Ya que Musk es co-fundador y presidente de SolarCity, y cuyos CEO y CTO, Lundon Rive y Peter Rive respectivamente, son sus primos, esta operación ha resultado realmente sencilla.

Juntando la actividad que ha llevado Tesla estos años, produciendo baterías comerciales para almacenar la energía generada de paneles solares en el techo con la tecnología de SolarCity, ambas empresas lograrán crear un sistema hecho específicamente para su uso en automóviles.

Por otro lado, se estima que de cara al 2020, la Gigafactoría de Tesla en Reno, Nevada, podrá producir baterías con capacidad de hasta 35 gigawatts (un gigawatt tiene mil millones de vatios), con el objetivo que el automóvil conduzca a un ratio de 1 Kilovatio por hora (kWh) reduciendo el coste de las baterías en casi un 30%. Hoy en día, una batería de Iones de litio es uno de los componentes más caros en los autos Tesla.

Fuente: http://www.computerworld.es