Seguridad Vial

autointeligente

Según el último informe y pronósticos de la consultora Gartner, la producción de vehículos conectados experimenta actualmente un fuerte crecimiento en mercados establecidos y emergentes. La producción de automóviles nuevos dotados de acceso a datos, ya sea mediante un módulo incrustado o dispositivos conectados, alcanzará los 12,4 millones en 2016, cifra que aumentará a 61 millones para 2020.

Gartner define los coches conectados como “un automóvil dotado de comunicación inalámbrica bidireccional con una red externa con el propósito de entregar contenidos y servicios digitales, transmitir datos telemétricos desde el vehículo, habilitar monitoreo y control remoto, o utilizar sistemas del vehículo”.

James Hines, director de investigación en Gartner, comentó: “el vehículo conectado constituye el cimiento de oportunidades fundamentales y disrupciones en la industria automotriz y otros sectores verticales, que continuarán generando nuevas innovaciones en productos y servicios, creando nuevas empresas, posibilitando nuevas propuestas de valor y modelos de negocio, e introduciendo una nueva era de movilidad inteligente. El enfoque de la industria automotriz se trasladará desde la propiedad individual de los vehículos a un enfoque más centrado en los servicios, teniendo como base la movilidad personal”.

Según Gartner, la tecnología de automóviles conectados creará nuevas oportunidades para fabricantes, quienes podrán aumentar su facturación post-venta vendiendo servicios adicionales y actualización de funciones, incrementando a la vez la fidelización hacia la marca mediante una experiencia más personalizada al cliente. También hará posible la innovación en negocios adyacentes, como por ejemplo seguros, alquiler de automóviles y carga de vehículos eléctricos.

la consultora pronostica que las aplicaciones para vehículos conectados incrementarán en 150% la demanda de información contextual, como por ejemplo detección de imágenes y geolocalización en el período comprendido entre 2016 y 2020.

“En la medida que aumenta la automatización de los automóviles, éstos serán equipados con una variedad cada vez mayor de tecnologías y sensores, incluyendo cámaras y sistemas de radar”, comentó Hines, agregando que un gran número de automóviles utilizará sistemas de detección de imágenes como la forma principal de identificar y clasificar objetos en las proximidades del vehículo, con el fin de instrumentar respuestas cada vez más sofisticadas y control autónomo.

Con el fin de incrementar la automoción y reducir las emisiones contaminantes, los automóviles requerirán incrementar en un 5% anual sus funciones incrustadas de procesamiento. Las funciones que asisten la conducción autónoma, como por ejemplo regulador de velocidad adaptativo, prevención de colisiones y señalización de cambio de pista de circulación, necesitarán procesamiento de cámara y sensores, como asimismo reconocimiento de patrones en tiempo real. Asimismo, la eficiencia energética y reducción de emisiones hará necesario contar con sistemas cada vez más sofisticados de combustión y transmisión, concluye señalando Gartner en su informe, disponible en su sitio web (requiere registro).

Fuente: Diario TI