Infraestructura

coches_china

China apoyará la floreciente industria de los automóviles compartidos y estadarizará su desarrollo, de acuerdo con una directriz oficial dada a conocer hoy martes.

A diferencia de los servicios tradicionales de alquiler de vehículos, los servicios de transporte privado compartido se apoyan en nuevas tecnologías, como los sistemas de posicionamiento global y la Internet vía teléfonos móviles.

Tales servicios mejoran la experiencia del usuario y ofrecen una alternativa para los desplazamientos urbanos, aliviando al mismo tiempo la creciente demanda por carros particulares y espacios de estacionamiento, de acuerdo con el documento, que fue emitido de manera conjunta por los ministerios de Transporte y de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural.

Según la directriz, las compañías del sector deben mejorar sus servicios revisando concienzudamente la identidad de los usuarios y optimizando el suministro de coches, a través del uso de análisis de macrodatos. Igualmente, deberán garantizar una condición mecánica adecuada de sus automotores y proteger de manera efectiva la información privada y los depósitos de sus clientes.

Las carteras también sugirieron a las empresas operar con base en un modelo de crédito para establecer la confiabilidad de los usuarios, en lugar de exigirles la consignación de depósitos de garantía, como lo hacen actualmente.

En cuanto al aparcamiento, las compañías que operan estacionamientos públicos en centros comerciales y en grandes áreas residenciales serán incentivadas a ofrecer espacios para los vehículos compartidos, y posiblemente también se facilitará el parqueo de estos automóviles en las calles.

La directriz también anima a las empresas a utilizar para su negocio vehículos de nuevas energías, y ofrece apoyo para la construcción de instalaciones de recarga para dicho tipo de autos.

El documento sale a la luz solo una semana después de que se conociera uno similar sobre las bicicletas compartidas, con el fin de encauzar el desarrollo de esa industria.

En los últimos meses la llamada "economía compartida" de China ha venido creciendo rápidamente, y compañías como Ofo y Mobike, líderes en el campo de las bicicletas compartidas, ya han logrado atraer inversión extranjera.

El año pasado, el también llamado consumo colaborativo experimentó un volumen total de transacciones de 3,45 billones de yuanes (514.000 millones de dólares), es decir más del doble del registrado en 2015, de acuerdo con un informe emitido en marzo por el Centro Estatal de Información.

Fuente: Xinhua