Medio Ambiente

Autoelectrico_Reuters

China elabora ya su estrategia nacional para el desarrollo de vehículos inteligentes, que incluye la prohibición de producir y vender automóviles movidos con combustibles fósiles.

China se convierte en el tercer país que en los meses recientes ha anunciado que prohibirá las ventas de vehículos que usen combustibles fósiles, pues en julio lo hizo Francia y en agosto Reino Unido.

Se analiza ya un cronograma para la prohibición de la manufactura y venta de vehículos que utilicen fuentes tradicionales de energía, anunció el viceministro de Industria y Tecnologías de la Información, Xin Guobin. En su participación en un foro de armadores de vehículos en la ciudad de Tianjin, unos 100 kilómetros al sureste de Bejing, el funcionario llamó a los constructores a entender cabalmente la situación y ajustar sus estrategias.

En 2016 China produjo y vendió más de 28 millones de vehículos, cifra que lo mantuvo por octavo año consecutivo como el principal armador del mundo. Además, es ya también el productor más importantes de vehículos que usan nuevas fuentes de energía, y también el principal mercado para ese mismo tipo de unidades.

En 2016 la nación asiática produjo y vendió medio millón de este tipo de vehículos, y en sus calles circula un millón de esas unidades, la mitad del total mundial, recordó un despacho de la agencia Xinhua.

Por su parte Song Qiuling, subjefe del ministerio de Finanzas, dijo que a la fecha la mitad del precio original de los vehículos chinos con nuevos tipos de energía es subsidiado. Sin embargo, explicó que como en el largo plazo los subsidios pueden entorpecer el desarrollo de la industria en lugar de ayudarla, serán reducidos de manera gradual y en su lugar habrá una nueva política de crédito para los compradores. Ambos funcionarios omitieron citar alguna fecha para que entre el vigor la prohibición para la producción y venta de vehículos movidos con fuentes tra dicionales de energías.

Sin embargo, Xi indicó que el periodo que termina en 2025 será crítico para la industria automotriz. Precisó que los requerimientos de ahorro de energía y disminución de emisiones van a la alza, mientras crece la demanda para el desarrollo de vehículos inteligentes y movidos por nuevas fuentes de energía. Esa situación tendrá un profundo efecto en la industria automotriz, concluyó Xi.

La industria automotriz mundial se mueve de manera clara hacia las nuevas fuentes de energía. El fabricante Volvo anunció a principios de julio que para 2019 solo producirá automóviles eléctricos o híbridos. El mismo mes el gobierno francés dijo que el cese de la venta de vehículos que usen gasolina y diesel se dará en Francia en 2040, a fin de cumplir las metas del acuerdo de París en materia de clima.

Por su parte, Reino Unido tiene la meta de que en 2030 ya no se permita la venta de vehículos que usen combustibles tradicionales, y se espera que tras el receso de verano, el Parlamento haga un anuncio más preciso. Antes Noruega ya había establecido 2025 para que solo se puedan vender en ese país vehículos eléctricos o híbridos. India, Holanda y algunos estados alemanes también se encuentran analizando la misma medida.

Fuente: http://www.20minutos.com.mx