Medio Ambiente

autoelectrico_thumb250px_

Los parisinos están dando otro paso para evitar la contaminación y las emisiones de carbono.

El ayuntamiento de París, después de meses de discusiones, anunció el jueves que la ciudad se movería para eliminar la venta de automóviles que funcionan con diesel y gasolina para 2030. El popular destino turístico ha tomado múltiples pasos para reducir las emisiones de automóviles durante años, incluido un día anual libre de automóviles, cuando los conductores tienen prohibido manejar en las ciudad.

Los residentes de la ciudad ya tienen más probabilidades de usar otras formas de transporte, ya que el 60 por ciento de los parisinos no posee automóviles. La prohibición es solo uno de los muchos esfuerzos para minimizar las amenazas ambientales, incluido un plan de infraestructura de $25 mil millones de euros llamado Grand Paris Express, para expandir el metro de la ciudad.

Los esfuerzos para promover los vehículos eléctricos y el transporte público responden a un problema masivo de contaminación en París.

"El noventa por ciento de las personas en París están expuestas diariamente a niveles de óxidos de nitrógeno, los peores contaminantes locales, que son más altos que los límites establecidos por la Unión Europea", dijo el vicealcalde Christophe Najdovski a la BBC el año pasado.

"Este es un problema serio de salud pública. Eso es lo que está detrás de la acción tan fuerte que estamos tomando contra las causas de la contaminación, y en París, la causa principal es el tráfico".

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, planea eliminar la venta de automóviles diésel para el año 2024, informa The Associated Press, año en que la ciudad está programada para celebrar los Juegos Olímpicos. Francia ya se había dedicado a prohibir los automóviles con motor de gasolina para 2040, pero Hidalgo quiere moverse más rápido en París.

"Este objetivo del gobierno afecta a todo el territorio francés, incluidas las zonas rurales", dijo un comunicado de la Alcaldía de París. "Si queremos lograr esto, implica que el fin del diésel y la gasolina debería tener lugar varios años antes en las áreas urbanas, y particularmente en las grandes ciudades".

Fuente: http://www.huffingtonpost.com.mx