Medio Ambiente

bandera china

China registró un aumento de las ventas de los vehículos de nuevas fuentes de energía de más del 80 por ciento interanual en noviembre y las previsiones apuntan a que el año cerrará con unas 800.000 operaciones, dado el efecto generado por la política del gobierno en favor de alternativas más respetuosas con el medio ambiente.

Las ventas se situaron en 119.000 unidades en noviembre, informó el lunes la Asociación de Fabricantes de Automóviles de China (AFACh), que indicó que la producción ascendió a unos 122.000 vehículos ese mismo mes, un incremento interanual del 70,1 por ciento.

En los primeros 11 meses, la producción y las ventas se situaron en 639.000 y 609.000 unidades, respectivamente, con aumentos del 49,7 y el 51,4 por ciento frente al mismo periodo del año pasado.

China ha intensificado sus esfuerzos para estimular el uso de vehículos de nuevas fuentes de energía con el fin de reducir la presión sobre el medio ambiente y para ello ha tomado medidas como exenciones de impuestos y descuentos para la compra de autos y ha ordenado a las instituciones gubernamentales que adquieran más automóviles de este tipo.

En noviembre, las ventas de turismos de nuevas fuentes de energía alcanzaron las 83.000 unidades, mientras que las de autos comerciales llegaron a 36.000.

Las ventas de las dos categorías entre enero y noviembre se situaron en 476.000 y 133.000 unidades, respectivamente.

Responsables de la AFACh estimaron que las ventas alcanzarán las 800.000 unidades en 2017 y el millón en 2018.

En noviembre las ventas totales de vehículos subieron un 0,7 por ciento interanual y llegaron a 2,96 millones de unidades, con lo que se registró un crecimiento por sexto mes consecutivo.

China es el mayor mercado automovilístico mundial y también el de más rápida expansión para vehículos de nuevas fuentes de energía gracias a la política preferencial del gobierno para fomentar el uso de la energía limpia en la lucha contra la contaminación.

En 2016 China vendió 507.000 vehículos de este tipo, lo que supuso un incremento del 53 por ciento.

A partir de 2018, los compradores podrán pedir prestado hasta un 85 por ciento del costo al banco, un porcentaje superior al 80 por ciento actual.

China tiene como objetivo reducir las emisiones de dióxido de carbono por unidad del producto interno bruto en entre un 60 y un 65 por ciento con respecto a los niveles de 2005 para 2030 y aumentar la proporción de la energía de fuentes no fósiles en el consumo total a alrededor del 20 por ciento.

Fuente: Xinhua