Energía

Debido a la baja calidad del gasoil que se produce en la refinería de La Teja, las fábricas brasileñas de camiones resolvieron no exportar unidades de última generación con destino a Uruguay. La razón es simple: el gasoil nacional es incompatible con los motores modernos que los fabricantes norteños están produciendo para cumplir con la normativa ambiental vigente en ese país. 

Refinera_Ancap

Aunque se descarta un desabastecimiento de camiones en la plaza uruguaya, la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU), gremial que reúne a las principales firmas importadoras, entiende que la demora en la puesta en marcha de la planta desulfurizadora de Ancap y que levantaría las restricciones para importar ca

miones modernos desde Brasil, está afectando la renovación y ampliación de la oferta de camiones.

 

 

Ante dudas con relación a la fecha final prevista para el comienzo de la producción de combustibles con bajo tenor de azufre, el presidente de Ancap, Raúl Sendic dijo este fin de semana al matutino El Observador, que la planta desulfurizadora quedará operativa a finales de setiembre. Para ACAU, la nueva fecha que manejó el presidente de Ancap, arrojaría algo de luz sobre un aspecto crucial que viene generando gran incertidumbre en el sector automotor.

De todas formas, de acuerdo a datos firmes que maneja ACAU, los nuevos combustibles llegarán a todas las estaciones de servicio varios meses después, no descartándose que sea a comienzos del próximo año. Esta situación dilataría aún más la importación de nuevas unidades modernas producidas en Brasil.

La calidad de los nuevos combustibles

La inquietud de la gremial de importadores de vehículos no es nueva. Es público y notorio que la calidad de los actuales combustibles ha generado problemas en motores de última tecnología, limitando a la postre el tipo de vehículos que pueden circular en el país y que se asocian a un consumo más eficiente desde el punto de vista energético y a mayores medidas de seguridad. Este panorama se hace más elocuente en el caso de las unidades pesadas y extra pesadas de transporte carretero internacional.

Conviene recordar que en junio pasado y ante la preocupación de ACAU, se organizó una reunión en la que participaron socios de la gremial y técnicos de Ancap. En esa ocasión el Ing. Rodrigo Barcia, técnico de la Gerencia de Comercialización del ente, reconoció que el gasoil y las naftas tienen actualmente un máximo de 7.000 ppm y 700 ppm respectivamente (partes por millón) de azufre, al tiempo que estimó que ambos niveles bajarían en más de un 90%.

En el caso del gasoil pasará a tener 50 ppm máximas, en tanto que las naftas tendrán un máximo de 30 ppm. Por otro lado, el especialista de Ancap señaló que el total de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera que se producen en Uruguay, bajará un 20% como consecuencia de la nueva planta.

El asunto es que, más allá de la fuerte reducción de las emisiones contaminantes que se verificarán por el accionar de la planta desulfurizadora - lo que será sin duda un gran avance para el medio ambiente de nuestro país - la calidad del gasoil producido en la refinería de La Teja no alcanzaría el óptimo necesario.- Resulta que los nuevos motores producidos bajo la norma EURO V vigente en Brasil, demandan para producir emisiones acordes con esa norma, un gas oil con 10 ppm de azufre máximo, el cual además debe ser aditivado con urea, un producto que no está previsto mezclar en el futuro gasoil por parte de Ancap.-

En contexto

La contaminación producida por el transporte de mercaderías y personas preocupa desde hace un buen tiempo en todo el planeta. Es por ello que la Unión Europea y Estados Unidos hicieron punta con normativas exigentes desde el punto de vista ambiental, lo que fue obligando a fabricantes de automóviles y refinadores de petróleo a invertir en tecnología. Hoy por hoy, las normas EURO (UE) y las TIER (EEUU) vienen marcando el camino de toda la industria.

Repasando rápidamente los cambios procesados por el gobierno norteño, conviene reseñar que en Brasil funciona el CONAMA (Consejo Nacional de Medio Ambiente), entre cuyos cometidos está el diseño de normas nacionales. En este marco, a comienzos de año entraron en vigencia las normas de Proconve P 7 (Programa de Control de Contaminación del Aire por Vehículos de Motor), que está en la fase 7. Precisamente, este Programa se basa en que es equivalente a la Euro V.

A efectos de reducir contaminantes, el Proconve P 7 apunta a optimizar el consumo de combustible, mejorando la eficiencia y manteniendo un limpiador de subproductos. A su vez, obliga a usar gasoil con bajo contenido de azufre. Pero el otro problema es el óxido de nitrógeno, cuyo nivel se reduce mediante el uso de un aditivo compuesto mayormente por urea y agua desmineralizada.

Para ACAU se trata de un asunto que debe ser analizado en profundidad. Si bien existen alternativas para realizar las mezclas gasoil-urea fuera del circuito de la refinación, no hay dudas que es un asunto a tratar al más alto nivel.