Infraestructura

El aumento promedio del precio de los combustibles de 9,7% anunciado ayer obtuvo repercusiones negativas en sectores productivos y el transporte. Los industriales no dudaron en rechazar el aumento y lo señalaron como un elemento más que dificulta su competitividad y los transportistas de carga indicaron que el nuevo precio generará un ajuste al alza de sus tarifas. Además, los propietarios de taxímetros sostienen que el valor de los combustibles que rige desde hoy provoca un desfasaje mayor de sus tarifas, que ya tienen un atraso de 16 meses. Por lo tanto, reiterarán al Ministerio de Economía el pedido de subir sus precios.

El presidente de Ancap, Raúl Sendic, dijo ayer que la explicación de la suba de las naftas se basó en la evolución del precio del dólar en Uruguay y la situación internacional del petróleo. Informó que para determinar la suba se modificó la paramétrica con la que la empresa fija el precio de los combustibles.

La paramétrica vigente hasta ayer contemplaba un dólar a $ 19,35 y un barril de crudo Brent a US$ 110. Para la nueva paramétrica se modificó solo la referencia del dólar, que pasó a ser de $ 21,75.

Para tomar esta decisión, Ancap solicitó a un equipo técnico la elaboración de una evaluación sobre el mercado del petróleo y el valor del dólar en plaza durante agosto. El promedio del barril de Brent el mes pasado fue de US$ 110,43, pero el precio del dólar se ubicó en $ 21,834. La moneda estadounidense estuvo un 12,8% por encima de la paramétrica de Ancap. Ayer, el Brent cerró a US$ 111,50 el barril y el precio del dólar fue de $ 22,341.

Sendic indicó que la diferencia de precio entre la referencia y el valor actual del dólar tenía como resultado que el barril de Brent tuviera un costo adicional de $ 460 para Ancap. "Son US$ 20 por barril. Compramos un millón de barriles cada 22 días. En cada embarque la diferencia para Ancap era de US$ 20 millones. Es una cifra importante que viene golpeando los números de la compañía en los últimos meses", dijo Sendic.

La decisión sobre el aumento de los combustibles fue tomada en conjunto por el ente y los ministerios de Economía y de Industria. El presidente de Ancap afirmó que incluso estuvo en discusión un mayor incremento en los valores.

Sobre posibles variaciones a futuro, indicó que el equipo económico prevé que el dólar termine 2013 por encima de $ 22, pero la proyección es más complicada cuando debe hacerse sobre el precio del petróleo. De todos modos, aclaró que de no producirse mayores variaciones en los valores de los dos componentes de la paramétrica no habría necesidad de aplicar nuevos ajustes hasta fin de año.

Una de las complejidades que puede encerrar el aumento de los combustibles es su impacto en la inflación. Según cálculos de El País, tendría una incidencia al alza en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 0,28% en septiembre.

Fuente: El Pais