Editoriales

Se va un año dulce y al mismo tiempo no tanto. Termina 2013 con avances relevantes y pausas preocupantes. Culmina un calendario con nuevo récord de ventas de automóviles 0 Km. y con dudas respecto a 2014.

Pero, vayamos por partes.

A partir del próximo miércoles 1º de enero, el valor de la patente de las unidades 0 Km. se calculará en base al precio de venta al público – informado por los importadores – sin IVA. Sobre esa cifra se aplicará una alícuota del 4,5%. El cambio promovido por ACAU apunta a solucionar las incongruencias del sistema anterior generadas por errores de cálculo. Y para mejor, el Sistema Único de Cobro de Ingresos Vehiculares (SUCIVE) devolverá los excedentes generados por el pago de dichas patentes de rodado desmedidas, a quienes lo hayan reclamado.

En materia legislativa ocurrió lo de casi siempre. A nivel del Poder Ejecutivo y del Parlamento se corrió a contrarreloj para intentar la aprobación de la reglamentación de los 18 artículos que componen la Ley Nº 19.061, referida a las normas complementarias a la Ley Nº 18.191 de Tránsito y Seguridad Vial en el Territorio Nacional. De todas formas, las mejoras son relevantes y se espera que pasado el verano las cosas queden claramente definidas en negro sobre blanco.

Es cierto que no se avanzó al ritmo esperado (debió promulgarse antes del 06.07.13), pero la participación y opinión de actores claves es algo digno de destacar. Los Intendentes interpretan que "se debe procesar una mayor discusión del tema a efectos de aplicar debidamente la normativa, lo que implica que efectivamente cada Intendencia esté preparada para ello", según un comunicado divulgado en la página web el Congreso. Este es otro tema en el cual ACAU participó activamente, contribuyendo a la conformación de normas adecuadas y posibles de aplicar.

En otro orden y para destacar con resaltador como una importante concreción de 2013, se inscribe la aprobación de la ley que prohíbe definitivamente la importación de vehículos usados. Luego de un amplio debate que contó con argumentos sólidos manejados por ACAU desde sus orígenes, se promulgó una norma muy reclamada por nuestra Asociación, ya que entre otras cosas aportará una importante seguridad jurídica para la inversión.

Recuérdese que la dilatada resolución llegó tras un análisis de siete meses a cargo de una comisión interministerial conformada por el MEF, MIEM, MTOP, MVOTMA y UNASEV. Con ella parece terminar una larga historia que había empezado en 1959, año a partir del cual se fue prorrogando en forma ininterrumpida la prohibición de importar vehículos usados por lapsos de seis meses o un año.

A la hora de hacer un balance desde la perspectiva de la infraestructura, una de cal y otra de arena. Con la inauguración de la planta desulfurizadora de combustibles, nuestro país dio un paso fundamental en el camino irrenunciable de tomar acciones que apunten al desarrollo productivo sustentable, el cuidado del medio ambiente y la búsqueda de un mayor bienestar para nuestra población. El problema es que todavía faltan algunos meses para que dichos combustibles estén disponibles en todas las estaciones de servicio del país y a un precio razonable.

Sin lugar a dudas y suscribiendo la que en más de una oportunidad afirmaron las autoridades de ANCAP, ésta es la inversión ambiental más importante de la historia de nuestro país. Además, en materia de seguridad vial colaborará a incentivar la renovación de las flotas y la ampliación de la oferta de unidades en plaza, porque después de mucho tiempo los usuarios podrán adoptar las nuevas tecnologías disponibles en el mercado automotor – que como ya ha sido advertido por ACAU –obligan a que los combustibles tengan la calidad suficiente como para adaptarse a las exigencias de los principales mercados productores de vehículos.

En este aspecto debemos destacar que el diálogo entre ACAU y ANCAP fue siempre muy fructífero, donde desde nuestra Asociación se planteó insistentemente la preocupación por la calidad de los combustibles que se comercializaban y ANCAP asumió el compromiso de que las políticas públicas que se proyectaran, contemplaran la realidad que impone el mercado.

En el debe está el indefinido problema de la falta de espacios en el Puerto de Montevideo, situación que se agrava con el correr del tiempo. El aumento de operaciones portuarias llevó a que se reduzca en aproximadamente un 50% el espacio destinado para la descarga de vehículos y cargas rodantes. De siete hectáreas disponibles originalmente, el espacio habilitado se contrajo a apenas un poco más de tres – según indicó a nuestra Asociación del Comercio Automotor del Uruguay, Auto Terminal de Montevideo – la operadora portuaria que gestiona dicho espacio. También se nos informó a que una solución transitoria podría ser habilitar una playa de almacenaje adicional en la zona de Capurro, pero por ahora las conversaciones con los operadores siguen, al igual que los problemas.

A modo de resumen, no podemos dejar de destacar que una vez más se transitó un camino pautado por una relación excelente con las autoridades nacionales y departamentales. Felizmente el diálogo siempre ha sido el mejor con los organismos que más se vinculan a nuestro sector: Ministerio y Dirección Nacional de Industrias, Ministerio de Transporte y Obras Públicas, Ministerio de Economía y Finanzas, UNASEV, SUCIVE, Congreso de Intendentes y DINAMA por mencionar solamente a algunos. El haber trabajado junto a dichas instituciones es algo que nos enorgullece y nos obliga a redoblar esfuerzos en la búsqueda de aportar las mejores soluciones para los actores involucrados en el sector automotor.

Si bien mucho se ha avanzado en los principales hitos que van definiendo una anhelada Política Nacional Automotriz (matriz energética, patente única, seguro obligatorio, prohibición de usados), otro tanto queda por hacer.

Por ejemplo confiamos en que 2014 será un año bisagra para la concreción del Registro Nacional Automotor, desde el momento en que ahora el SUCIVE cuenta con la información detallada de todos los empadronamientos, proporcionada por las Intendencias. Lo mismo respecto al desafío de continuar racionalizando la carga impositiva, que sigue siendo de las más altas del mundo. O en colaborar a que se estudie seriamente la posibilidad de implementar un sistema de chatarrización para vehículos de cierta antigüedad, a fin de modernizar el parque automotor y dinamizar la plaza. O en avanzar en la implementación de energías vehiculares alternativas y en la definición de las normas de emisiones que regirán nuestro mercado de futuro.

El nuevo año nos encontrará juntos como hasta ahora y siempre disponibles para aportar la importante experiencia y conocimiento que nuestros Asociados y sus casas matrices disponen en materia automotriz, por lo cual por ahora solamente resta brindar por un mejor año pleno de concreciones y avances. ¡Feliz 2014!