Mercosur

mexico

Impulsado por ventas nacionales y exportaciones récord, México –que terminó 2014 como líder de producción de autos en Latinoamérica- afianzó su primer puesto en enero pasado con una nueva marca en la fabricación de vehículos.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) publicó esta semana sus datos correspondientes al mes de enero, cuando las montadoras produjeron 266 mil autos, un 6.8 por ciento más que el mismo mes de 2014.

De esta forma, México inició el año 2015 'con una producción récord para cualquier mes de enero', según cifras de la AMIA.

'Esos datos están altamente influenciados por la apertura de nuevas plantas en el país', explicó a Notimex el presidente de la AMIA, Eduardo Solís, quien agregó que el sector automotriz genera en México más de un millón 100 de empleos.

Destacó el impulso del mercado norteamericano, en especial con un crecimiento de Estados Unidos superior a lo previsto, y aseguró que México está en condiciones de alcanzar en 2015 entre 3.45 millones y 3.5 millones el número de autos fabricados.

'Nuestro objetivo es superar en 2017 los cuatro millones de unidades fabricadas', explicó la fuente.

Subrayó que, frente a sus competidores regionales, México tiene cinco ventajas competitivas: 'la red de tratados de libre comercio; la fuerte cadena de suministro en el sector automotriz; recursos humanos altamente cualificados; ubicación geográfica y la promoción de inversiones en el sector por parte del gobierno mexicano'.

Esta tendencia al alza del sector en México es confirmada por sendos récords mensuales históricos en exportación (casi 205 mil autos, un 15.2 por ciento más que en enero de 2014) y ventas nacionales (103 mil unidades, un 21.3 por ciento más).

En contraste, el competidor de México en producción, Brasil, que hasta hace un año lideraba la fabricación de vehículos del continente latinoamericano como consecuencia de un mercado por entonces pujante y tres veces el tamaño del mexicano, sigue acumulando datos negativos.

La producción se contrajo 13.7 por ciento entre enero de 2014 y enero de 2015, y cerró el primer mes de este año en 204 mil unidades fabricadas.

Asimismo, la venta de autos cayó 18.5 por ciento y las exportaciones 26.9 por ciento, muy impactadas por la situación en Argentina, a donde Brasil exporta más de siete de cada 10 vehículos que vende al exterior.

'Suelo decir que Brasil depende de China como México de Estados Unidos', explica a Notimex Orlando Merluzzi, de la consultora especializada MA8.

Merluzzi, quien trabajó en Brasil para montadoras, señala que 'entre 2002 y 2011 China empujó la demanda de materias primas y Brasil se benefició enormemente, pero esa situación cambió', como consecuencia de la desaceleración del gigante asiático, que en 2014 registró su menor aumento del Producto Interno Bruto (PIB) en 25 años.

'Con menor crecimiento de China y menor precio de las materias primas ha habido una caída de la expansión del crédito en Brasil, que influye a su vez en la compra de autos e impacta al sector', señala Merluzzi, quien consideró que el sector comenzará a recuperarse a partir de 2017.

Con un crecimiento económico que, según previsiones publicadas esta semana, apenas será de 0.03 por ciento del PIB, la mayor economía de América Latina y séptima del mundo presenta unas débiles perspectivas a nivel automotriz para los próximos dos años.

Los analistas ya prevén que este año haya miles de puestos de trabajo reducidos, en línea con la pérdida de 12 mil 400 empleos sectoriales en 2014, según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil (Anfavea).

En este contexto, México y Brasil deberán negociar el futuro de los acuerdos bilaterales para establecer eventualmente cuotas en el comercio bilateral de autopartes y vehículos, pues las restricciones impuestas en el marco del Acuerdo de Complementación Económica No. 55 (ACE 55) terminan en marzo.

A pedido de Brasil, el comercio entre los dos países está sujeto desde 2012 a cuotas de importación de vehículos y autopartes fabricados en México, al ser estos mucho más competitivos que sus homólogos brasileños.

El monto de las cuotas es de mil 640 millones de dólares entre marzo de 2014 y marzo de 2015, y superadas las importaciones de automóviles o autopartes mexicanas por ese importe en ese período se aplica un impuesto del 30 por ciento.

Los acuerdos bilaterales firmados estipulan que el pacto va hasta el 18 de marzo de 2015, y después teóricamente los dos países deben volver al libre comercio.

Al respecto, la AMIA señaló que 'la Anfavea y el gobierno mexicano están a favor del libre comercio, pues el sector automotriz es muy importante para las industrias de los países'.

La situación del sector en Brasil invita a pensar, sin embargo, que el país sudamericano promoverá el establecimiento de nuevas cuotas en el comercio trilateral, que también incluye a Argentina.

Fuente: Diario de Yucatán