Infraestructura

talleres_en_boxes

Los años de crisis han provocado el auge de opciones alrededor del automóvil de todo tipo. Desde compartir coche en viajes a las gasolineras 'low cost', todo vale para ahorrarse unos euros. Una modalidad que recientemente está ganando fuerza son los talleres de alquiler. Disponen de boxes equipados con las herramientas necesarias para realizar arreglos, a cambio de una tarifa de hasta 15 euros por hora o casi 10 euros los 30 minutos. Destinados a manitas, 'tuneros' y mecánicos, suponen un ahorro en el mantenimiento del vehículo, según el tipo de reparación, los servicios y la pericia del automovilista, además de un lugar para los profesionales que carecen de un espacio propio. En Eroski Consumer explican todas las características de estos talleres.

Los talleres de alquiler son una propuesta que llegó desde Alemania y que en España ya son corrientes desde hace años en ciudades como Madrid, Valencia, Barcelona o Sevilla. Algunos disponen también de instalaciones para motocicletas. El modo de funcionamiento es sencillo: el cliente acude con su coche y, a cambio de pagar cerca de 10 euros por 30 minutos o 15 por una hora, puede utilizar un box equipado con las herramientas y maquinaria necesarias para el mantenimiento del vehículo: elevadores de automóviles, punto de aire comprimido, grúas, gato de foso, pistola neumática, soldadoras, herramientas para frenos, traviesa para sujetar motores, tornillos de banco, etc. La empresa se hace cargo de la gestión de los residuos que se generen (chatarra, líquidos, etc.) y de la limpieza del lugar.

Una de las ventajas más destacadas de este tipo de talleres es que, en determinadas circunstancias, suponen una posibilidad real de ahorro para quienes tienen conocimientos de mecánica. Al realizar el mantenimiento del coche, la mayor dificultad para estos automovilistas es la falta de herramientas e infraestructura adecuadas, lo que hace que la tarea sea más tediosa y lenta, cuando no imposible. Los aficionados a la mecánica tienen en los talleres de alquiler un lugar para perfeccionar sus conocimientos y encargarse del mantenimiento de su vehículo. No obstante, solo el 40% de los clientes que acude a estos talleres son aficionados. El 60% son mecánicos que carecen de instalaciones propias y alquilan el espacio para atender a sus clientes.

Algunos establecimientos cobran una tarifa de 9,60 euros por media hora, por el uso del taller y la maquinaria. Otra modalidad de cobro contempla diferentes precios según las instalaciones: Boxes: 15 euros por hora. Boxes con elevador: 17 euros por hora. Cabinas de pintura: unos 30 euros por hora. Diversos talleres cuentan, incluso, con un asesor mecánico para que el cliente consulte sus dudas. Recorre las instalaciones y puede resultar indispensable para algunos aficionados, si bien no implica que el establecimiento se haga cargo de los resultados. Estas condiciones se recogen en un contrato en el momento del alquiler. Por lo general, las cláusulas responsabilizan al cliente del resultado de la labor y del uso de máquinas y herramientas y, en muchos casos, avisan de la instalación en el recinto de cámaras de videovigilancia. Cualquier daño por un mal uso de las herramientas correrá por cuenta de quien alquila. Respecto a los seguros, cuentan con uno de responsabilidad civil, obligatorio para todos los establecimientos públicos y que cubre este emprendimiento. Los responsables de estas empresas de alquiler coinciden al asegurar que esta propuesta constituye una oportunidad para que la gente pierda miedos, aprenda y ahorre en el mantenimiento de su coche. 

Fuente:20minutos.es