Editoriales

puerto_thumb250px_

Los problemas asociados a la falta de espacio en el Puerto de Montevideo y que otrora fueron debidamente difundidos por ACAU, afortunadamente están en vías de solución. Esto va de la mano de la construcción de una terminal especializada en Puntas de Sayago y que en buen romance, implica una ampliación que beneficia la operativa con vehículos importados. Sin embargo, no todo lo que brilla es oro y la solución planteada trae aparejadas nuevas dificultades que es necesario enfrentar.  

A las tres hectáreas ya utilizadas actualmente en el recinto portuario para la carga y descarga de unidades, se sumó a principios de agosto un predio de 1,2 hectáreas en la terminal de Puntas de Sayago. Este terreno que la Administración Nacional de Puertos (ANP) adquirió a comienzos de 2015, tiene capacidad para almacenar unos 1.000 vehículos adicionales. Su administración está a cargo de Auto Terminal Montevideo (ATM), la principal empresa operadora del puerto capitalino.

La playa de estacionamiento en el Puerto de Montevideo con sus tres hectáreas y la mencionada terminal en Puntas de Sayago, se suman también a un área extraordinaria que nació de un acuerdo que ATM alcanzó con el consorcio Terminar Cuenca del Plata (TCP). Desde abril y previa autorización de la ANP, allí es posible utilizar hasta otras dos hectáreas para la disposición transitoria de unidades.

Por otro lado  –  y con el fin de continuar descentralizando la operativa respecto al recinto portuario  –  se sabe que la ANP proyecta ampliar aún más la capacidad logística de automotores. En esta línea, ATM prevé ofertar por un nuevo espacio. Si se cumplen las proyecciones, en el primer semestre de 2016 podría quedar operativo ese nuevo predio.

Asimismo, se sabe también que la empresa Murchison ofreció la posibilidad de almacenar vehículos en un terreno que adquirió en la terminal de Puntas de Sayago y en su propia playa, ubicada en Camino Bajo de la Petiza.

En suma, las soluciones ante la falta de espacio han ido apareciendo y eso es para destacar.

Nuevos temas a considerar

Pese a que se avanza en la ampliación del puerto de Montevideo – tal como se reseña más arriba  – ACAU entiende oportuno señalar que persisten dificultades en el trabajo diario y que hay perjuicios que afectan la estructura de costos de importación. Por un lado y al igual que en los años anteriores, no existen suficientes camiones cigüeña en plaza para realizar despachos masivos de vehículos desde la terminal portuaria.

Ello sigue generando demoras en el traslado de los automóviles desde el puerto hasta los locales de las firmas importadoras o hacia los depósitos extra portuarios. A esto hay que sumar un costo de transporte por unidad que recae en el importador y consecuentemente, en el precio de cada producto.

A este panorama se añade el procedimiento de precintado de todas las cargas, incluidos los automotores, que lleva a cabo la Dirección Nacional de Aduanas. Este proceso tiene un costo de 43 dólares por camión y requiere que cada carga aguarde al operador designado para el precintado en el puerto de Montevideo y que el mismo trámite se realice nuevamente en el lugar de destino de la misma.

Desde el punto de vista de ACAU se entiende que los vehículos no deberían ser precintados, dado que perfectamente pueden ser controlados por su número de VIN, grabado en cada unidad desde su origen. Esto permite realizar una trazabilidad de los automóviles y utilitarios a partir de su fabricación y hasta el usuario final. Es por ello que desde siempre, el procedimiento es válido por todas las aduanas y municipalidades,  entre otros.

En suma, si bien se han generado nuevos espacios en el Puerto de Montevideo, hay demoras que deben ser atendidas. Los problemas de transporte de las unidades por carencia de camiones cigüeñas y el tiempo y costo que insume la instalación de los precintos, son aspectos que hay que analizar y para los cuales se deberá encontrar una solución.

Bajó la operativa portuaria

Como se ha informado, en todos los meses las ventas de 2015 han sido inferiores a las registradas el año anterior. Esto explica que en el acumulado enero-julio, se observe un descenso del 10%, con relación al mismo período del año anterior.

Esta situación que se verifica en el mercado, va de la mano con una menor operativa portuaria. En efecto, las operaciones de carga y descarga de automotores en el puerto de Montevideo cayeron un 5% en el primer semestre de 2015, respecto al mismo período de 2014.

Desde ATM se aclaró que su idea es aumentar la operativa con automóviles en la terminal de Puntas de Sayago, cuando el volumen de ingreso de coches lo amerite.