Mercosur

fABRICA_AUTOS_thumb250px_

El ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, señaló que hubo "avances sustanciales" respecto de las negociaciones sobre el pacto con el sector automotriz entre Argentina y Brasil. De todas maneras, todavía no se concretó un acuerdo.

En el convenio, que vence a fines de junio, se estableció que por cada divisa que se exporte al mercado brasileño en concepto de autos, el país podrá colocar un dólar y medio en la Argentina. En aquel momento se comprometieron a iniciar negociaciones para la firma de un convenio que deber regir desde el primero de julio próximo hasta el 2020.

Para los empresarios argentinos de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), "el comportamiento que viene registrando Brasil, principal socio comercial que representa 50% de nuestra producción, sigue impactando en los principales pilares de la industria".

El sector automotor vive una fase de contracción severa en Brasil, con suspensiones de personal y una caída de ventas y producción que proyecta extenderse hasta junio, según datos de la Asociación de fabricantes Anfavea. Durante el primer cuatrimestre, el gigante sudamericano fabricó 881.770 vehículos, un 17,5% menos que en el mismo período de 2014, mientras que las ventas cayeron 19,2% a 893.630 unidades.

Las consecuencias se hicieron sentir en Argentina: la industria automotriz cerró el primer trimestre con un retroceso de 16,3% y acumula 21 meses consecutivos en caída, en gran parte por la constante baja de las exportaciones a Brasil, adonde se dirige el 80% de la producción local del sector.

Fuente: Infobae


 
autosbrasil

Manuel Domingos y miles de obreros están o saldrán de “vacaciones” obligadas de las fábricas de vehículos donde trabajan en San Pablo, prueba fehaciente del frenazo que dio la industria automovilística de Brasil, antes superpujante.

"Hay un sentimiento de inseguridad, de pensar que si tenemos que irnos obligados de vacaciones es porque algo no está yendo bien ni en la empresa ni en la economía”, se lamentó Manuel Domingos, de 40 años, trabajador de la fábrica de Ford en la ciudad de São Bernardo do Campo, en la zona metropolitana de San Pablo.

"Es complicado, no tenemos opción. Es un momento difícil para nosotros los trabajadores”, dijo a la AFP este obrero casado con una empleada doméstica, con dos hijos.

La industria automotriz es una de las que ha sentido con mayor fuerza el golpe de cuatro años de magra expansión económica y un quinto de estancamiento, 2015. Incluso, el FMI pronostica una contracción del PIB de 1% este año. Las ventas y la producción de vehículos en Brasil registraron fuertes caídas en el primer cuatrimestre: se produjo y se vendió casi un 20% menos que en el mismo periodo del 2014, según la asociación de fabricantes Anfavea.

La representante de distribuidores, Fenabrave, dijo que 250 de las 8.000 concesionarias que hay en Brasil cerraron entre enero y abril, dejando sin trabajo a 12.000 personas. El sector marcó récords de fabricación en el 2013, cuando cada día salían a las calles del país más de 10.000 automóviles nuevos, pero comenzó a decaer al año siguiente también resentida por el fin de un ciclo de beneficios tributarios para la industria.

Ante este panorama, empresas como Ford, General Motors, Mercedes Benz o Volkswagen han colocado a miles de trabajadores en vacaciones o régimen de ‘lay off’", una suspensión temporal del contrato con pérdida de algunos beneficios, pero no del salario”, para reducir la producción ante las menores ventas. El sistema de vacaciones descuenta días de descanso y el trabajador sigue recibiendo su sueldo y beneficios.

Fuente: www.entornointeligente.com

 

mexico

Impulsado por ventas nacionales y exportaciones récord, México –que terminó 2014 como líder de producción de autos en Latinoamérica- afianzó su primer puesto en enero pasado con una nueva marca en la fabricación de vehículos.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) publicó esta semana sus datos correspondientes al mes de enero, cuando las montadoras produjeron 266 mil autos, un 6.8 por ciento más que el mismo mes de 2014.

De esta forma, México inició el año 2015 'con una producción récord para cualquier mes de enero', según cifras de la AMIA.

'Esos datos están altamente influenciados por la apertura de nuevas plantas en el país', explicó a Notimex el presidente de la AMIA, Eduardo Solís, quien agregó que el sector automotriz genera en México más de un millón 100 de empleos.

Destacó el impulso del mercado norteamericano, en especial con un crecimiento de Estados Unidos superior a lo previsto, y aseguró que México está en condiciones de alcanzar en 2015 entre 3.45 millones y 3.5 millones el número de autos fabricados.

'Nuestro objetivo es superar en 2017 los cuatro millones de unidades fabricadas', explicó la fuente.

Subrayó que, frente a sus competidores regionales, México tiene cinco ventajas competitivas: 'la red de tratados de libre comercio; la fuerte cadena de suministro en el sector automotriz; recursos humanos altamente cualificados; ubicación geográfica y la promoción de inversiones en el sector por parte del gobierno mexicano'.

Esta tendencia al alza del sector en México es confirmada por sendos récords mensuales históricos en exportación (casi 205 mil autos, un 15.2 por ciento más que en enero de 2014) y ventas nacionales (103 mil unidades, un 21.3 por ciento más).

En contraste, el competidor de México en producción, Brasil, que hasta hace un año lideraba la fabricación de vehículos del continente latinoamericano como consecuencia de un mercado por entonces pujante y tres veces el tamaño del mexicano, sigue acumulando datos negativos.

La producción se contrajo 13.7 por ciento entre enero de 2014 y enero de 2015, y cerró el primer mes de este año en 204 mil unidades fabricadas.

Asimismo, la venta de autos cayó 18.5 por ciento y las exportaciones 26.9 por ciento, muy impactadas por la situación en Argentina, a donde Brasil exporta más de siete de cada 10 vehículos que vende al exterior.

'Suelo decir que Brasil depende de China como México de Estados Unidos', explica a Notimex Orlando Merluzzi, de la consultora especializada MA8.

Merluzzi, quien trabajó en Brasil para montadoras, señala que 'entre 2002 y 2011 China empujó la demanda de materias primas y Brasil se benefició enormemente, pero esa situación cambió', como consecuencia de la desaceleración del gigante asiático, que en 2014 registró su menor aumento del Producto Interno Bruto (PIB) en 25 años.

'Con menor crecimiento de China y menor precio de las materias primas ha habido una caída de la expansión del crédito en Brasil, que influye a su vez en la compra de autos e impacta al sector', señala Merluzzi, quien consideró que el sector comenzará a recuperarse a partir de 2017.

Con un crecimiento económico que, según previsiones publicadas esta semana, apenas será de 0.03 por ciento del PIB, la mayor economía de América Latina y séptima del mundo presenta unas débiles perspectivas a nivel automotriz para los próximos dos años.

Los analistas ya prevén que este año haya miles de puestos de trabajo reducidos, en línea con la pérdida de 12 mil 400 empleos sectoriales en 2014, según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil (Anfavea).

En este contexto, México y Brasil deberán negociar el futuro de los acuerdos bilaterales para establecer eventualmente cuotas en el comercio bilateral de autopartes y vehículos, pues las restricciones impuestas en el marco del Acuerdo de Complementación Económica No. 55 (ACE 55) terminan en marzo.

A pedido de Brasil, el comercio entre los dos países está sujeto desde 2012 a cuotas de importación de vehículos y autopartes fabricados en México, al ser estos mucho más competitivos que sus homólogos brasileños.

El monto de las cuotas es de mil 640 millones de dólares entre marzo de 2014 y marzo de 2015, y superadas las importaciones de automóviles o autopartes mexicanas por ese importe en ese período se aplica un impuesto del 30 por ciento.

Los acuerdos bilaterales firmados estipulan que el pacto va hasta el 18 de marzo de 2015, y después teóricamente los dos países deben volver al libre comercio.

Al respecto, la AMIA señaló que 'la Anfavea y el gobierno mexicano están a favor del libre comercio, pues el sector automotriz es muy importante para las industrias de los países'.

La situación del sector en Brasil invita a pensar, sin embargo, que el país sudamericano promoverá el establecimiento de nuevas cuotas en el comercio trilateral, que también incluye a Argentina.

Fuente: Diario de Yucatán

 
 
 
 


Página 1 de 25