Mercosur

La producción privada de vehículos en Venezuela ensambló 1.471 autos en el mes de agosto, lo que supone una caída del 83,3 % en su producción durante lo que va de año con respecto al mismo periodo del año anterior, informó hoy la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez) en su reporte mensual.
Durante los primeros ocho meses del año, en medio de reclamos de la industria por el retraso en la entrega oficial de divisas para importar suministros, el sector ensambló 8.508 vehículos, lejos de los 50.967 alcanzados durante 2013.
La cámara automotor, que agrupa a Ford, Chrysler, Toyota, General Motors y otras tres ensambladoras, reportó una caída del 79,8 % en el mes de agosto en comparación con el mismo periodo del año anterior.
La japonesa Toyota encabeza la lista, al alcanzar la mayor producción con 525 vehículos en el mes de agosto luego de tres meses de haber reiniciado operaciones en el país.
Le siguen en la lista Ford (414) y MMC Automotriz, que se encarga de las marcas Mitsubishi y Hyundai (242), según el informe.
Mientras, Chrysler de Venezuela y Mack reportaron su cuarto mes consecutivo con la producción en cero.
Las empresas del sector automotor han venido reiterando sus reclamos por la falta de divisas para la importación de suministros en un país donde existe un sistema de control de cambios desde hace más de una década que deja en manos del Estado el monopolio de la administración de la moneda extranjera.
El pasado 7 de agosto el concesionario Lino Fayen, comercializador durante más de 40 años de Nissan en Venezuela, declaró su cierre temporal tras quedarse sin vehículos para la venta y sin repuestos ni productos para ofrecer servicio de postventa o mantenimiento.
La crisis de una industria con una capacidad instalada de 250.000 vehículos por año ha sido calificada por los miembros del sector como la peor que ha vivido el país suramericano.
En las últimas semanas, el Gobierno sostuvo encuentros con los distintos representantes del sector automotor para tratar de atender la crisis de la industria, según informó el ministro de Banca Pública y recién nombrado vicepresidente del Área Económica, Rodolfo Marco, aunque no se difundieron resultados de estos encuentros.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este miércoles que ha instruido a Marco a "darle continuidad" a las mesas de trabajo establecidas con el sector privado, "en este caso con el sector automotriz y de autopartes".
Fuente: Investing.com
 

Funcionarios del Mercosur definieron "significativos avances en el diseño e implementación" de la patente única, que será obligatoria para todos los vehículos de los países que conforman ese bloque regional.

Lo hicieron en el marco de la VI Reunión del Grupo Ad Hoc para la elaboración e implementación de la Patente del Mercosur, que se realizó en Buenos Aires, según informó el Ministerio de Justicia.

La iniciativa propone la misma identificación para todos los automotores que circulen por los países que conforman el bloque regional.

De acuerdo con estimaciones oficiales, en 2016 la "Patente Mercosur" debería ser utilizada por el autotransporte de pasajeros y de carga, y dos años después, por el resto del parque automotor.

En consecuencia, las patentes actuales desaparecerán para dar paso a una placa de identificación regional cuya combinación alfanumérica será concedida por el país en donde esté registrado el vehículo.

Según la información oficial, ante representantes gubernamentales de Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, destacó que "la decisión de adoptar una patente única para los vehículos de la región es un avance que contribuye a que el Mercosur se siga consolidando como espacio regional y sudamericano".

En su página web, el Ministerio resaltó que la iniciativa "permitirá la integración regional del sistema, favoreciendo la circulación de los ciudadanos al interior del bloque, donde se estima que el total del parque automotor es de aproximadamente unos 100 millones de autos”.

La medida, que propone la misma identificación para todos los automotores que circulen por el Mercosur, también contempla la instrumentación de un sistema de intercambio de datos registrales de los vehículos.

El avance definitivo en el diseño de la placa (conocida popularmente como "patente") estuvo "marcado por lograr una estética homogénea que permita consolidar a la chapa única como símbolo sustancial del bloque", subrayó el Ministerio de Justicia.

Las patentes se tramitan ante los Registros de la Propiedad Automotor, y dentro de los países de América Latina, la Argentina es uno de los más avanzados en la identificación vehicular obligatoria.

Del encuentro, realizado el miércoles último en la sede del Ministerio de Justicia,participaron por la Argentina el secretario de Asuntos Registrales, Oscar Martini; el subsecretario de Coordinación y Control Registral, Ernesto Kreplak y las máximas autoridades vinculadas a la registración vehicular de los países miembros.

La "Patente Mercosur" tiene como referencia lo que sucede en Europa: allí, la chapa unificada para los automotores se implementó tras intensas negociaciones.

Desde hace unos años, se han ido introduciendo en los países que componen la Unión Europea las matrículas comunitarias, que cuentan en su lado izquierdo con una banda vertical azul, en cuya parte superior se encuentran las estrellas amarillas en círculo, que conforman la bandera de ese continente.

Fuente: Terra.com.ar

 

 

 

 

 

 

Seis veces subieron las naftas este año. Los precios que hoy brillan en los surtidores son 40% más altos que los de fines de diciembre. Un litro de súper, en Capital, ya se paga casi $ 12. Y esta realidad, donde llenar un tanque no baja de $ 600, está haciendo que cada vez más argentinos busquen un alivio instalando en sus autos equipos de Gas Natural Comprimido (GNC). Una inversión que al inicio es costosa, pero que luego, al circular, baja el gasto en combustible un 75%.

Entre enero y julio, más de 128 mil vehículos nafteros o diésel se convirtieron a GNC, 49,1% más que un año antes. La tendencia se aceleró a partir de abril, cuando el promedio de instalaciones mensuales llegó a 20.500. Es decir, casi 700 por día, el ritmo más intenso desde 2003, según estadísticas oficiales difundidas por el portal especializado NGV Journal .

Con ese impulso, el país superó en mayo la marca de 1.600.000 vehículos habilitados para cargar ese combustible alternativo.

La cifra es la más alta en tres décadas de historia del GNC en Argentina, y todo indica que seguirá creciendo. Así lo prevén, al menos, los empresarios del sector, que hoy ven sus talleres colmados y, en algunos casos, dan turnos recién en 10 o 15 días.

“Veníamos recibiendo 2 o 3 coches al día. Pero, desde que la nafta empezó a subir tanto, el promedio pasó a 4 o 5. Estamos trabajando a capacidad completa”, comentó Gustavo Gómez, dueño de MacroGas, una firma que hace conversiones en Villa Urquiza. “Lo atribuimos –agregó– a que cargar GNC es mucho más barato y a que, en contextos de crisis, la gente busca formas de achicar los gastos.” Hugo Lamy, titular de la Cámara de Productores de Equipos de Gas (Capec), confirmó que “hace ya dos años que la demanda viene aumentando sistemáticamente”. Este año, según estiman, se podría llegar a las 200.000 conversiones.

Los equipos más vendidos son los de “quinta generación”. La conversión se resuelve en el día. El precio del kit, con la instalación, va de $ 10.000 a $ 15.000 para coches de gama media. Pero la promesa es que, en poco tiempo, el ahorro permite recuperar esa inversión.

Sucede que, al andar, cada metro cúbico de GNC rinde algo más que un litro de nafta (la relación es de 1,13). Y la brecha de precios es enorme. En Capital, un litro de súper de YPF cotiza a $ 11,45, y un metro cúbico se paga casi a $ 3.

Con lo cual, al pasarse al gas, se puede recorrer una misma distancia pagando un cuarto del costo, y hasta 80% menos si se usaba nafta premium. Para un viaje de 100 kilómetros, el ahorro con GNC es de al menos $ 88. Un ritmo de ahorro que hace recuperar el valor del equipo en los primeros 10.000 a 15.000 kilómetros.

Aproximadamente, cerca del año

“El ahorro de usar GNC en comparación con la nafta súper ha aumentado significativamente en el último año. Eso hizo más atractiva la conversión a GNC, pese a que el equipo se encareció y hacen falta más kilómetros para amortizarlo”, dice un informe de la consultora abeceb.com, según el cual el precio más bajo del gas es hoy “el principal impulsor de las conversiones”.

“La gente ve el posible ahorro y eso ayuda. Pero también los equipos avanzaron: hoy son mucho más confiables. Y se están instalando con buen desempeño en coches de alta gama”, añadió Lamy.

Al decidir, hay que considerar los aspectos menos simpáticos del GNC. “El gas reseca los cilindros y puede acelerar el desgaste del motor. Al acelerar, puede haber una respuesta menor. Pero los sistemas más nuevos reducen estos efectos y el ahorro es alto”, analizó Juan Gastón Tost, director del Instituto Americano de Motores.

Otros puntos son que, al adoptar GNC, se pierde espacio en el baúl y hay que cargar el tanque más seguido, en una red de estaciones de servicio más reducida. Además, cada año se paga un control obligatorio ($ 200 a $ 300). Y cada cinco años, una prueba hidráulica ($ 600 a $ 800, según la provincia).

Aún así, la ventaja para el bolsillo está pesando más y las adecuaciones no paran. En el mundo, Argentina es el cuarto país con más coches convertidos al GNC (ver “Conversiones...”), delante de Brasil y La India. Sólo son más en Irán, China y Pakistán.

Fuente: Clarin.com

 

 

Las ventas de automóviles en Brasil cayeron un 14 por ciento en julio frente al mismo mes del año pasado, dijo el viernes una fuente con acceso a datos de la industria, agudizando un declive durante este año.

El alza en las tasas de interés, la débil confianza del consumidor y los feriados por la Copa del Mundo afectaron la demanda durante julio.

Los brasileños registraron 294.800 nuevos automóviles, camiones y buses en el mes, dijo la fuente, que pidió no ser identificada porque los datos no han sido publicados de manera oficial.

Las ventas cayeron un 9 por ciento en los primeros siete meses del año respecto a igual periodo del 2013, según datos de la industria.

En comparación a junio, los datos mostraron que las ventas repuntaron el mes pasado en un 12 por ciento debido a dos días laborales adicionales y a una menor cantidad de partidos del Mundial, que paralizó a las ciudades sedes en los días durante el mes que duró el torneo.

Brasil es el cuarto fabricante de autos más grande del mundo y una importante base de operaciones de la italiana Fiat SpA, la alemana Volkswagen AG y las estadoundienses General Motors Co y Ford Motor Co.

 

Fuente: argnoticias.com

            terra.com.pe

 
 

Mes tras mes desde que comenzó el año, las ventas de automóviles bajan un escalón en relación con la dinámica que había marcado un nuevo récord el año pasado. Pero si el conjunto del mercado desciende por una escalera, el segmento de los automóviles de alta gama cae como por un tobogán.

La menor cantidad de compradores que conformó la demanda interna optó, sobre todo, por vehículos de gama baja y media, más económicos y con planes de financiamiento. Los coches más valiosos, provenientes, sobre todo, de países externos al Mercosur, quedaron prácticamente fuera de la oferta.

Las ventas de automóviles y SUV (vehículos deportivos utilitarios, como se conoce a las camionetas) acumularon en el primer semestre una baja del 25,6%, según la consultora Abeceb.com, sobre la base de datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). Sin embargo, al posar la lupa sobre las categorías, surge una diferencia significativa. Los autos de gama baja sufrieron una merma del 19,7% entre enero y junio, con un total de 181.861 unidades contra 226.364 en igual período de 2013. En ese tiempo, los de alta gama cedieron 67,4%, al pasar de un periodo excepcional con 30.849 unidades vendidas a 10.066 este año. Gonzalo Dalmasso, economista de Abeceb.com, lo pinta aún peor. "La cifra está distorsionada por los patentamientos de enero -señala-. En los últimos meses, hubo caídas más fuertes, de entre 80 y 85%."

Lo sintetiza Rubén Beato, secretario general de Acara: "Los autos premium salieron del mercado por el impuesto", sentencia.

¿Qué pasó? Las dificultades que surgieron en el sector desde inicios de este año, en el que se registró una baja tanto a nivel interno como en las exportaciones hacia Brasil, se profundizaron debido a la implementación del impuesto a los vehículos de valores mayores a los $ 170.000, una medida orientada a reducir la demanda de divisas. El gravamen no sólo causó la virtual desaparición de algunas marcas emblemáticas de importados, ya complicadas por las restricciones a las compras al exterior, "sino que también afectó la rentabilidad y el flujo de caja de las automotrices que operan en el país, ya que tienen mayores márgenes en sus modelos de alta gama", explica Dalmasso.

En los últimos días, las trabas oficiales para impedir la salida de dólares alcanzaron incluso a los autos brasileños, alrededor de un 60% de la oferta masiva local. Renault comunicó a su red de concesionarios que suspendería las importaciones por falta de divisas. De no solucionarse lo que un hombre del sector describió como una traba del Banco Central, la consecuencia será una estrepitosa caída del mercado. Eso condicionará fuertemente la ya disminuida expectativa en el sector de alcanzar entre 600.000 y 650.000 patentamientos al cabo de este año (lejos de los 955.023 de 2013).

El nuevo escollo se acumula a otros tantos. Este año, los autos, que hasta aquí eran refugio de valor, se alejaron del alcance de los consumidores. Inflación e ingresos erosionados, devaluación y suba de tasas complicaron las cosas.

Los precios de los cero kilómetro subieron sin excepción, aunque tuvieron una evolución muy distinta en las diferentes categorías, según cayeran o no en el radio del impuesto oficial. Sobre los autos de entre 170.000 y 210.000, pesa una alícuota del 30%. Y en los modelos con precios mayores a los $ 210.000, el gravamen asciende al 50%.

Según el índice de precios elaborado por la consultora Abeceb.com, las unidades alcanzadas cuestan 140% más que en julio del año pasado. En la gama media y baja, el alza fue cercana al 44%; por debajo de la tasa de depreciación del peso. "Es decir, el traslado de la devaluación a precios fue alto en este segmento, pero no llegó a ser de uno a uno. En los importados de alta gama, el impacto fue sobre todo consecuencia del impuesto", amplía Dalmasso.

La medida fue aplicada por el Gobierno tras un período en el cual la compra de vehículos de alta gama se había convertido en un buen negocio. La brecha entre el dólar oficial y el blue permitía adquirir un auto en pesos, "subsidiado" al precio de la divisa según el Banco Central. La crítica y advertencia sobre la medida es que, al calor de la inflación, más autos pasarán el umbral del impuesto que ya abarca, de acuerdo con Acara, al 70% de los modelos.

El fuerte retroceso en los patentamientos de autos de alta gama se evidencia, por caso, en el presente de BMW. El año pasado vendió en el primer semestre 2463 unidades, y crecía 136,83%. De enero a junio último, sólo despachó 347; un 85,91% menos. Pero en el último mes registrado, la caída rondó el 90%. Audi es otro de los perjudicados: en la cuesta abajo, pasó de 4332 ventas a 816. Mini, Alfa Romeo, Jeep, Dodge y Land Rover también sufrieron el golpe.

Pese a la falta de clientes, Beato afirma que no hubo cierres. "Con las ventas paralizadas, están viviendo de servicios", dice, y reconoce un tiempo de "ajustes" en los salones. "Sobran personal y metros cuadrados", concluye.


Fuente: Lanacion.com.ar

 


Página 4 de 25