Infraestructura


La Intendencia de Montevideo (IMM) diseñó un paquete de beneficios fiscales para la construcción de nuevos estacionamientos privados y para la ampliación de los ya existentes. El objetivo es solucionar el déficit que sufre la ciudad desde que se disparó el parque automotor. Solo en 2013 se vendieron 60.897 vehículos cero kilómetro; 8% más que en 2013.


El director del Departamento de Recursos Financieros, Arturo Echevarría, explicó a El Observador que los interesados en sumarse al negocio recibirán una exoneración total de la contribución inmobiliaria y de la tasa general municipal (comúnmente conocida como “impuesto de puerta”) por un plazo de al menos 10 años. Luego, el beneficio será parcial: una reducción del 70% como ya existe para la tasa general.
“Damos alguna ventaja a este tipo de construcción para que amerite que a la gente le interese construir. Sabemos que hay déficit”, señaló. Al proyecto solo le falta la firma de la intendenta Ana Olivera −quien lo recibirá en la reunión semanal de acuerdos el próximo lunes− para ser enviado a la Junta Departamental de Montevideo. Echevarría no duda de que sea aprobado por los ediles, dado que ya se ha hecho la consulta entre las bancadas.  

El paquete incluye la renovación de la exoneración del 70% de la tasa general municipal cuyo vencimiento ha despertado el malestar entre los propietarios de los parkings.


El 31 de diciembre de 2013 perdió validez el descuento y eso significó un aumento para los estacionamientos que funcionan con el régimen de propiedad horizontal. Según datos proporcionados al diario El País por Luis Fernández, vocero del sector asociado a la Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay (Unvenu), varias empresas pagaban $ 170 por espacio por automóvil pero pasaron a abonar $ 678, casi cuatro veces más. La tasa general municipal −que se paga cada dos meses− es variable según la zona de la ciudad. Y, dado que se calcula por plaza, Echevarría reconoció que “el mínimo es alto” para un estacionamiento y, por tal razón, se contempla la exoneración.

El director confirmó que la renovación del tributo será retroactiva al 1º de enero y que, en caso de que ya se hayan pagado las cuotas correspondientes, se les devolverá el importe o le quedará a favor de la empresa para futuros pagos. No obstante, el contribuyente que no haya pagado alguna cuota quedará como moroso y deberá afrontar multas y recargos por el 30%.

Fernández indicó que “hay mucha gente que ya está pensando en bajar la cortina” debido a que, contrario a lo que se podría suponer en un contexto de alta demanda, un estacionamiento se enfrenta a costos que desequilibran su ecuación económica, en particular, por aquellos que se trasladan a la IMM por concepto de tributos domiciliarios y contribución inmobiliaria. “Lo que nos cobra por impuestos es un disparate”, comentó a El Observador. Respecto al nuevo paquete, Fernández recordó que ya se han hecho anuncios semejantes en el pasado, empujando a la gente a invertir, para luego someterla a un clima tributario adverso. Con todo, fue categórico: “¿Por qué hay que creerles ahora?”

El empresario reclama un pago acorde al metraje y a los servicios recibidos; por ejemplo, si una cochera no mide más de seis metros cuadrados, se pregunta porqué debe pagar lo mismo que un apartamento. “Desde 2002 se han venido haciendo descuentos y renovaciones porque se dan cuenta de que es un disparate. Tiene que ser justo”, comentó.


Fuente: Elobservador.com

 
 
 
 
 
 


Página 2 de 5