Medio Ambiente

autoelectrico_thumb250px_

El Congreso ha ratificado su apuesta por el coche eléctrico y ha pedido dar prioridad a estos vehículos en las ciudades, tanto favoreciendo su circulación y abastecimiento, como su incorporación al parque público.

Así se refleja en la moción aprobada por la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso tras una acuerdo entre el PP y Ciudadanos y apoyada por el PNV, Foro Asturias, Coalición Canaria. El PSOE decidió abstenerse, mientras que Unidos Podemos y Esquerra Republicana votaron en contra por considerarla insuficiente.

La iniciativa aprobada insta a estudiar normas que permitan la circulación de vehículos propulsados mediante energías alternativas en los carriles que priman los turismos de alta ocupación dentro de las ciudades y zonas especiales.

Despliegue de puntos de recarga

Asimismo, llama a impulsar la introducción de estos vehículos en las flotas de transporte público, el despliegue de una infraestructura de recarga y un marco regulatorio que favorezca estas instalaciones, así como analizar y estudiar las necesidades de estos puntos.

El texto respaldado por el Congreso también llama a crear programas especiales con líneas de investigación relacionadas con estos vehículos, garantizando una gestión "agil" de las ayudas y una evaluación anual de los resultados de estos planes de subvención.

Por otro lado, también pide desarrollar la tecnología necesaria para dar soporte a las funcionalidades requeridas en los vehículos de energía alternativa, como la medida de consumo, la facturación y el pago, y dar soporte a "otros servicios energéticos a través del desarrollo de las Smart Grids".

Fuente: http://www.eleconomista.es


 
Bandera_EEUU_thumb_medium283_213

Hace un mes, la EPA (la agencia de protección medioambiental norteamericana), en previsión de lo que supondría el ascenso al poder de Donald Trump, decidió blindar los niveles de consumo y emisiones que Barack Obama había fijado hasta 2025. Después de que el republicano nombrara como nuevo responsable de la EPA a Scott Pruitt, un negacionista del cambio climático, los grandes fabricantes han acudido a hacerle una petición.

Una asociación empresarial que representa a General Motors, Toyota, el grupo Volkswagen y otros nueve fabricantes, han pedido a Pruitt que retire las normas de eficiencia energética aprobadas por Obama, aludiendo a una pérdida de más de un millón de empleos a causa de esta normativa. La nueva administración parece estar decidida a promover la producción de combustibles fósiles.

La normativa ha sido criticada por los fabricantes por el hecho de que les forzaría a duplicar la eficiencia de los motores y consecuentemente, a asumir costes que los clientes no estarían dispuestos a pagar. La EPA tenía de plazo hasta abril de 2018 para decidir si quería modificar las normas de emisión de vehículos para el escenario 2022-2025, pero adelantaron la decisión al 13 de enero, justo antes de que Obama dejara la Casa Blanca.

En noviembre, la agencia avanzó el calendario para proponer que los fabricantes de automóviles pudieran cumplir con los estándares de 2025.

La portavoz de la EPA ha afirmado que la agencia está revisando la petición, y según informa Automotive News, entre las firmas que han escrito a Trump a principios de mes para revisar la normativa se encuentran General Motors, Ford, Fiat Chrysler, Toyota, Volskwagen, Honda, Hyundai y Nissan "entre otros". Es decir, casi toda la industria automotriz con presencia en Estados Unidos.

La administración Obama afirmó en su momento que ahorraría a los conductores miles de millones de dólares en combustible a lo largo de la vida útil de los vehículos, pero que costaría a la industria alrededor de 200.000 millones de dólares (unos 190.000 millones de euros) en los siguientes 13 años.

Fuente: https://www.motorpasion.com


 
autos_europeos

La ciudad de Stuttgart, en el suroeste de Alemania, acordó hoy prohibir la circulación por sus calles a partir de 2018 de todos los automóviles diésel que superen determinados límites de emisiones cuando la contaminación sea especialmente elevada.

Cuando se produzca una alerta de concentraciones elevadas de partículas en el aire, algo que sucede con frecuencia en esta ciudad alemana, todos los automóviles diésel que no cumplan con la norma europea de emisiones Euro 6 no podrán circular. Así lo acordó hoy el Gobierno de la ciudad de 600.000 habitantes, formado por el partido de Los Verdes y los conservadores (CDU/CSU).

Stuttgart lleva tiempo estudiando la mejor manera para luchar contra la contaminación, que puede producir problemas en las vías respiratorias y enfermedades cardiovasculares. Hasta finales de febrero quieren presentar un plan de cómo mejorar el aire en esta ciudad, que debido a que se encuentra situada entre valles tiene un grave problema de contaminación.

Los residentes en las ciudades alemanas respiran cantidades peligrosas de dióxido de nitrógeno, en especial los de Stuttgart y Múnich, que encabezan la lista de ciudades más contaminadas, según la Oficina Federal alemana de Medio Ambiente (UBA).

Fuente: La Jornada


 
bandera china_thumb250px_

El ministro de ambiente de China ha exigido una supervisión estricta y castigos severos contra los automóviles con emisiones en exceso para mejorar su calidad del aire.

Las emisiones de fuentes móviles, como camiones pesados que usan diésel y automóviles viejos, son responsables de una gran parte de la contaminación del aire en la región Beijing-Tianjin-Hebei, explicó el ministro de Protección Ambiental, Chen Jining, al inspeccionar el viernes en Beijing un centro de gestión de emisiones.

La capital china está trabajando para construir un sistema de monitoreo ambiental a nivel ciudad para automóviles y así controlar de manera integral las emisiones de fuentes en movimiento.

Chen pidió acelerar el establecimiento de una plataforma de regulación nacional para las emisiones de automóviles con un sistema de apoyo técnico, así como una red que vigile a los vehículos con emisiones altas todo el tiempo y desde diversos ángulos.

El ministro dijo que conductores o propietarios de vehículos con emisiones exhaustivas excesivas debe ser castigado con dureza de acuerdo con la ley y que se den a conocer al público los detalles de los castigos.

Las emisiones de los automóviles contribuyen con el 31,1 por ciento de la densidad promedio de PM2.5 de Beijing. Con un diámetro de menos de 2,5 micras, la materia de partículas ha sido un factor primario detrás de la contaminación peligrosa.

Fuente: Xinhua


 
estacionamiento

Los planes de Barcelona de reducir drásticamente el tráfico de automóviles son quizás los más innovadores del mundo, pero su implementación no ha sido tranquila. Desde el año pasado la ciudad ha estado introduciendo el concepto de las llamadas ‘ supermanzanas’. Con un área combinada de apenas 40 acres, estas son secciones cuadradas del trazado urbano compuestas por nueve cuadras tradicionales, donde el tráfico está permitido solo en las vías perimetrales. La idea detrás de la iniciativa consiste en reducir la contaminación y los accidentes de auto, a la vez que en expandir los espacios de peatones y ciclistas. Pero, pese a ello, no todos están convencidos.

Hace unas semanas, algunos residentes del barrio de Poblenou se tomaron las calles para protestar contra su supermanzana local, creada en septiembre, y la que, según ellos, les hace mucho más difícil la vida cotidiana. Ellos alegaron que esta obliga a los choferes a tomar vías periféricas o rutas mucho más largas. Una manifestación pequeña de este tipo podría no significar demasiado, pero las supermanzanas actuales de Barcelona (ya son cuatro) son apenas el inicio de un plan mayor que busca extender el modelo a toda la ciudad para finales de 2018, tiempo en que unas 500 supermanzanas deberían de abarcar la urbe. Ya mismo, cinco de estas están programadas para ser presentadas este año, por lo que cabría esperar más resistencia pública.

Ciertamente, el concepto podría reconfigurar la manera en que funciona la ciudad. Las supermanzanas, conocidas como superilles en catalán, limitan el número de calles que pueden usar los autos para atravesar la ciudad. Según el diagrama que sigue, el tráfico de larga distancia está permitido solo en vías que perimetren cada supermanzana, donde líneas de autobús han quedado instaladas para transportar residentes decididos a dejar el timón. Las calles dentro de la manzana establecen un límite de velocidad de 10 km/h y permiten el acceso solo a residentes locales, transporte público, vehículos que realizan alguna entrega y servicios de emergencia. Están modeladas de manera que los vehículos pueden usarlas únicamente para entrar en la supercuadra y luego regresarse.

Una vez que este sistema a punto, las calles menos pobladas de autos serán rediseñadas, ampliando el espacio para transeúntes y facilitando la creación de instalaciones, tales como parques infantiles. Hoy día, Barcelona dispone de tres supermanzanas rediseñadas y totalmente terminadas. Además, en una (la de Poblenou) el tráfico ha sido desviado empleando barreras y bolardos, pero no han sido instaladas nuevas comodidades ni realizado el diseño paisajístico.

Los manifestantes de Poblenou aducen que su supermanzana ha hecho de conducir una pesadilla kafkiana. Un residente local aseveró que, gracias a los desvíos, un viaje en auto de 900 metros (poco más que media milla) se ha triplicado en longitud, al tiempo que el tráfico por el perímetro se ha tornado más insufrible. De irradiar este patrón a toda la urbe, temen ellos, recorrer Barcelona en auto sería más complejo que arman un cubo Rubik.

¿Son justas tales críticas? Hasta cierto punto, sí. Parece altamente probable que, luego de que una supermanzana cubra un área determinada, conducir dentro de ella se convierta en una experiencia más demorada y laberíntica. Pero como sucede con casi cualquier plan que busca desalentar a los choferes y estimular, por contraste, el caminar y el andar en bicicleta, todo esto es precisamente lo que se supone que ocurra. Si no lograra erradicar hábitos como el del residente que maneja media milla cuando pudiera perfectamente tomar un bus o su bici, el plan habría fracasado. En las tres supercuadras mayores de Barcelona –ubicadas en los barrios de Gràcia y Born, y ahora completamente equipadas con servicios para peatones, aceras más amplias, y mayor mobiliario urbano–, las ventajas se han hecho notar gradualmente y la resistencia ha desaparecido casi del todo.

Mientras tanto, Salvador Rueda –arquitecto del concepto de supermanzana y director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona– compartió recién algunos resultados positivos con la emisora catalana CCMA. Basándose en la supermanzana instalada en Gràcia, Rueda encontró que, respecto de 2007, la gente camina ahora un 10% más, al tiempo que la práctica de la bicicleta se incrementó en un 30%. Por su parte, el conducir en esa supermanzana, en general, decayó en un 26% (en las calles interiores, la disminución fue de un 40%). Si esta tendencia ‘contagiase’ a toda la ciudad para 2018, Barcelona pudiera finalmente mejorar la actual calidad de su aire, que es bien pobre, y cuya contaminación usualmente supera los niveles de seguridad prescritos en Estados Unidos.

Esta es una estrategia que pudiera arraigar en cualquier ciudad del mundo. Con su trazado llano y regular, Manhattan es a menudo citada por su envidiable potencial para la planificación de supercuadras. París, en cambio, está lista para prohibir el tráfico no local desde el barrio de Marais, convirtiendo su tercer y cuarto distritos municipales en una suerte de supercuadra de facto.

Sin dudas, la medida de reducir sustancialmente el tráfico de vehículos en el centro de las ciudades es algo que puede chocar a más de un conductor. Pero el resultado final –una ciudad no solo más limpia, sino más segura, y donde cada esquina se convierte casi en una sala de estar al aire libre– es tan seductor que a las ciudades densamente pobladas se les hará difícil, acaso irresistible, negarse a la construcción de supermanzanas.

Fuente: Univision


 
Chile-autos

De acuerdo a nuevo informe, desarrollado por el Ministerio del Medio Ambiente y la Tesorería General de la República de Chile, en promedio el parque vehicular en 2016 contamina 29% menos que el año anterior. Esto debido que los impuestos verdes, agrega, están transformando el mercado de los automóviles y, por lo tanto, están llegando a la venta los más limpios (Euro6).

El impuesto verde a vehículos livianos entra en su tercera etapa a partir de enero, pues comenzará a recaudar la totalidad de la tasa proyectada en 2014, cuando comenzó su vigencia. El impuesto –el primero en América de esta naturaleza, pone a Chile a la vanguardia en el combate contra el cambio climático como ha reconocido el Banco Mundial y la OCDE–, ha logrado actividad el mercado de automóviles menos contaminantes y con mejor rendimiento.

“El objetivo fundamental de este impuesto, que tuvo una implementación gradual y que a partir del 28 de diciembre entró es su tercera fase, es desincentivar la compra de aquellos automóviles que generan mayores emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), ya que son gases tóxicos, irritantes y precursores de la formación de material particulado fino 2.5 y ozono, que afectan la salud de las personas”, asegura el ministro (s) del Medio Ambiente Marcelo Mena.

La autoridad ambiental asegura, que de acuerdo a los análisis realizados entre el Ministerio del Medio Ambiente y la Tesorería General de la República, en promedio el parque vehicular de 2016 contamina 29% menos que el año anterior. Esto debido que los impuestos verdes, agrega, están transformando el mercado de los automóviles y por lo tanto, están llegando a la venta los más limpios (Euro6). “El mercado está vendiendo autos más limpios y, por tanto,la gente está eligiendo vehículos más limpios”, afirma Mena.

Recaudación en aumento

Por su parte, el Tesorero General de la República, Hernán Frigolett, recordó que este impuesto “corresponde a una de las medidas aprobadas por la Reforma Tributaria, y busca atenuar las emisiones de gases contaminantes que producen los vehículos, especialmente del material particulado que es el más nocivo para la salud”.

Según los datos disponibles, el pago del impuesto se concentra en los vehículos de mayor valor y que además son más contaminantes (SUV que utilizan diésel) y, por consiguiente, se ven involucradas las municipalidades en las que reside la población con el mayor poder adquisitivo, pero que también concentran la mayor cantidad de emisiones promedio por kilómetro recorrido.

En el periodo enero-noviembre de este año, la recaudación por impuesto verde ha reportado un monto de 43 mil 400 millones de pesos y se estima que a diciembre la recaudación llegará a los 48 mil millones de pesos, con un aumento de 37% con respecto al año anterior. En 2015 la recaudación fue de 35 mil millones de pesos, indica Frigolett.

Política de descontaminación

Las fuentes móviles forman parte de los sectores que más contaminan a nivel nacional y que inciden en la generación de gases de efecto invernadero. Representan alrededor del 30% de las emisiones a nivel nacional y el 90% en la Región Metropolitana de óxido de nitrógeno (NOx). Se trata de gases considerados tóxicos, irritantes y precursores de la formación de MP2.5 y ozono, perjudiciales para la salud de las personas.

En el marco de la actual política de descontaminación del país y de la reforma tributaria impulsada por el gobierno del Michelle Bachelet, se incorporó desde diciembre de 2014 un “impuesto verde” progresivo a vehículos livianos que más contaminen con el objetivo de penalizar a los vehículos menos eficientes y a los que generan mayores emisiones de NOx.

El impuesto no se aplica a vehículos de trabajo, es decir, están exentos los vehículos motorizados destinados al transporte de pasajeros, con capacidad de más de 10 asientos, camiones, camionetas y furgones de más de 2.000 kilos de capacidad de carga útil, además de furgones cerrados de menor capacidad.

Fuente: http://www.comunicarseweb.com.ar


 


Página 5 de 21