Medio Ambiente

bandera argentina

Por primera vez en la Argentina, se realizará este año el Salón Latinoamericano de Vehículos Eléctricos, Componentes y Nuevas Tecnologías. El evento llega en un momento clave para el país en el que comienza de forma incipiente a plantearse el desarrollo de políticas públicas que sostengan el uso de este tipo de transporte impulsado por "energía verde".

Se trata de un mercado en creciente desarrollo en el resto del mundo donde todas las automotrices tienen puesta la mirada. Por eso, después de 12 ediciones consecutivas realizadas en Brasil se trajo al país. Se estima que para el año 2020 circularán más de tres millones de autos eléctricos en el mundo. En la Argentina, sin embargo, todavía no hay un marco regulatorio que respalde la circulación de estos vehículos "alternativos".

En su versión argentina, el Salón consistirá de una feria donde habrá exhibiciones y conferencias de los principales referentes internacionales en el sector de los vehículos eléctricos. Según Marcelo Borchardt, organizador del evento, habrá tanto fabricantes de autos como proveedores de la cadena de producción de esta industria emergente. Pero sobre todo, "expertos en políticas públicas de movilidad sustentable, funcionarios y legisladores nacionales, quienes ya promueven proyectos normativos para regular la actividad, conforme con los estándares legales más avanzados en el mundo", dijo.

Por ahora, el vehículos que está confirmado que podrá ver en el Salón de Buenos Aires es el Estrima Biró, un auto pequeño y urbano a batería, que se produce en Italia y ya se comercializa en la Argentina. Tiene dos asientos y dos motores eléctricos de 48 voltios, que producen 5,3 caballos de fuerza. El fin de semana pasado algunas personas ya tuvieron la posibilidad de probarlos. Entre ellos, el empresario automotriz Guillermo Dietrich, y padre del ministro de Transporte de la Nación.

El funcionario es uno de los mayores impulsores de este tipo de vehículos, sobre todos los de transporte público de pasajeros. En el caso del Estrima Biró, alcanza los 40 kilómetros de autonomía con pilas de plomo y se recarga en cuatro horas. Con baterías de Litio Maxi, la autonomía llega a los 70 kilómetros, pero se recarga en seis horas. En velocidad es incomparable a un vehículo tradicional alimentado por combustibles fósiles ya que está limitada a 45 kilómetros por hora.

"Esta primera edición en Argentina (del Salón) está centrada en reflexionar sobre el desarrollo de políticas públicas respecto a la movilidad sustentable y la necesidad de una ley para regular el uso de nuevas tecnologías, vehículos eléctricos, híbridos y alternativos en el país, con el firme objetivo de impulsar esta tendencia mundial como en el resto de la región, promoviendo el desarrollo de una industria innovadora y generadora de nuevas modalidades de empleo", afirmó Ricardo Guggisberg, presidente de ABVE (Asociación Brasileña de Vehículos Eléctricos) y uno de los organizadores del VE Latin American of Electric Vehicules, Components & New Tecnologies Trade Show, desde sus inicios en Brasil.

Según los últimos datos de la Agencia de Energía Internacional, desde 2005 el mercado de autos eléctricos creció anualmente un 24,9%, frente al 3,1% del segmento convencional. Entre 2012 y 2013, los vehículos puramente eléctricos crecieron 77,6%. Estados Unidos es el mercado más grande en términos absolutos, pero Noruega tiene la mayor proporción relativa con un 4% de todos los registros en 2013. El crecimiento que tuvo este mercado en los últimos años se basa en políticas agresivas de incentivos, no sólo monetarios. Igualmente en la actualidad, los autos eléctricos apenas representan el 0,08% del mercado total de vehículos de pasajeros.

En el caso de los híbridos, el mayor mercado mundial es Japón, quien lidera la concesión de licencias con 17,3% del total del parque automotor. Según la Asociación Brasileña de Vehículos Eléctricos (ABVE), para el año 2025 habrá 10 millones de estos vehículos y superará los 19 millones de unidades en 2030, una tendencia que anticipa desafíos en busca de tecnologías más eficientes y accesibles. El Salón de Vehículos Eléctricos de Buenos Aires se podrá visitar en el Hotel Hilton de Puerto Madero, el viernes 7 y sábado 8 de octubre.

Fuente: http://www.cronista.com


 
automoviles

El gobierno sueco quiere introducir las etiquetas ecológicas para el combustible para autos, informó la televisión sueca. La ministra de Medio Ambiente de Suecia, Karolina Skog, dijo a la radiodifusora de servicio público que los consumidores tienen derecho a saber cuál es el impacto ambiental de los productos que compran.

"En la actualidad, las bombas de gasolina contienen diferentes tipos de combustibles y diferentes mezclas. Quiero que resulte más sencillo elegir y que la información llegue a todos los consumidores", dijo Skog.

La idea es que todos los combustibles sean etiquetados de conformidad con los mismos estándares para que sea más sencillo para los automovilistas comparar al llenar sus tanques.

El gobierno está buscando una perspectiva en relación con las emisiones que tome en cuenta tanto la manera en que la producción y el transporte de combustible afectan el medio ambiente como los efectos reales del uso del auto. El impacto ambiental incluye la emisión de dióxido de carbono, dióxido de nitrógeno y diversas partículas.

Fuente: Xinhua

 
camiones_de_carga

México aplicará reglas significativamente más exigentes para controlar las emisiones de los vehículos pesados a partir del 2020, más temprano de lo que la industria deseaba, dijo un alto funcionario del Gobierno en una entrevista con Reuters.

Tras años de debates entre los fabricantes de camiones y ambientalistas, los vehículos pesados nuevos tendrán que cumplir estándares de emisiones utilizados en Estados Unidos y la Unión Europea, conocidas como Euro VI, dijo el subsecretario de Planeación y Política Ambiental, Rodolfo Lacy Tamayo.

Además, los nuevos camiones tienen que alcanzar los estándares Euro V desde el 1 de julio del 2018, seis meses antes de la fecha que se había manejado en 2014.

La industria había presionado para que se mantuviera una brecha de entre tres y cuatro años de plazo entre la implementación de la norma Euro V y la Euro VI.

Los fabricantes argumentan que los nuevos estándares harán subir los precios de los camiones, mientras que los ambientalistas aseguran que regulaciones más estrictas deben ser implementadas pronto dados los problemas de contaminación existentes, sobre todo en la Ciudad de México y sus alrededores.

La llamada "megalópolis", que incluye la capital y parte de los estados circundantes de Hidalgo, Morelos, Puebla y el Estado de México, estuvo bajo emergencia ambiental varias veces este año, lo que llevó a las autoridades a restringir la circulación de vehículos en general.

Actualmente México utiliza un estándar más flexible, conocido como Euro IV, que ha llevado a mayores concentraciones de ozono en la atmósfera en todo el país.

Lacy dijo que la fecha de implementación de las nuevas medidas coincidirá con una mayor disponibilidad de gasolina más limpia en el país.

El funcionario señaló también que el Gobierno no ofrecerá subsidios a los consumidores que adquieran nuevos vehículos.

"No es responsabilidad del estado mantener todos y cada uno de los mercados de la industria automotriz", dijo Lacy.

Los detalles de la nueva regulación serán publicados oficialmente a mediados de agosto, señaló.

Fuente: Reuters

 
Chery_planta

La Comisión Europea (CE) ha pedido acelerar la transición hacia el uso de vehículos de cero emisiones en la UE, en la nueva Estrategia Europea sobre movilidad de bajas emisiones.

Si bien el Ejecutivo comunitario reconoce la necesidad de mejorar los motores de combustión interna, subraya la importancia de avanzar hacia la implantación de automóviles que emitan menos gases a la atmósfera o que directamente no expulsen sustancias contaminantes.

En ese sentido, Bruselas ya ha propuesto e implementado mejoras para medir y verificar las emisiones de los vehículos, "una precondición necesaria para asegurar que los estándares tienen un impacto y que los consumidores pueden confiar en ellos", explicó la Comisión en un comunicado.

Actualmente, la legislación de la Unión considera automóviles de bajas emisiones aquellos cuyo tubo de escape expulsa menos de 50 gramos de gases por kilómetro recorrido.

No obstante, el Ejecutivo comunitario pretende establecer nuevos requisitos para coches y camiones para el periodo posterior a 2020.

Así, las emisiones de los motores de combustión convencionales tendrán que bajar aún más a partir de 2020 y el uso de automóviles de bajas o cero emisiones tendrá que extenderse y lograr una cuota de mercado "significativa", según la Comisión.

Para alcanzar esos objetivos, junto con la Estrategia Europea sobre movilidad de bajas emisiones, Bruselas pondrá en marcha una consulta pública para revisar el actual marco legal sobre los estándares para coches y furgonetas tras el año 2020.

La CE acelerará además el trabajo para limitar las emisiones de dióxido de carbono de camiones, autobuses y autocares.

También se aspira a mejorar la información proporcionada a los clientes mediante el examen de la Directiva sobre Etiquetado de Automóviles, que indica el consumo de gasolina y nivel de emisiones de los vehículos.

Igualmente, se trabajará en los incentivos en las normas de contratación pública, con los que la Comisión espera implantar mayor cantidad de vehículos de bajas emisiones, incluidos autobuses urbanos.

Asimismo, el nuevo plan del Ejecutivo comunitario busca acelerar la implantación de energías alternativas en el transporte como los biocombustibles, la electricidad renovable, el hidrógeno y los combustibles sintéticos renovables, además de eliminar los obstáculos que impiden el uso generalizado de vehículos eléctricos.

Mediante incentivos para fomentar la innovación, la Comisión Europea espera que las energías de bajas emisiones supongan entre el 15 y 17 % de la demanda energética para el transporte en 2030.

Bruselas también pretende frenar las emisiones de dióxido de carbono de los camiones y autobuses, que en la actualidad constituyen un cuarto de las emisiones totales.

Fuente: EFE


 
carros_europa_tranisto

Las grandes ciudades de Alemania estudian la posibilidad de prohibir la entrada de vehículos diesel, por ser considerados especialmente contaminantes.

Una de las posibilidades para llevar a cabo esta prohibición en ciudades como Berlín, Múnich, Bremen o Suttgart sería la introducción de una pegatina azul medioambiental.

Con la pegatina azul se podría evitar que automóviles que emiten una elevada cantidad de gases contaminantes entren en las ciudades y en las zonas de gran aglomeración, donde actualmente se sobrepasa con frecuencia el límite máximo de contaminación atmosférica.

Sin embargo, las grandes ciudades advirtieron que falta hasta el momento la base legal suficiente para introducir este tipo de medida. Por ello, Bremen no cree que se pueda introducir antes de 2018.

Fuente: EFE

 
1124_thumb250px_

Varias de las marcas de automóviles más prestigiosas del automóvil como Mercedes, Ford, Renault o Seat, entre otras, están presionando al Gobierno para que conceda una prórroga al vigente plan PIVE 8, que finaliza el próximo 31 de julio, según informa El Confidencial Digital. Industria, por su parte, argumenta que un Gobierno en funciones no puede tomar este tipo de decisiones.

El objetivo de los planes PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente) cuando se pusieron en marcha allá por 2012 era reavivar un mercado aletargado, cuyas ventas habían caído en picado hasta las 699.589 unidades cinco años después de haber tocado techo con 1,6 millones de ventas. En la actualidad, después de ocho planes PIVE en cinco años, el sector se va recuperando y se sigue fomentando por medio de una subvención de 1.500 euros que se concede a aquellos compradores que entregan su coche viejo en el momento de la compra de uno nuevo.

Quedan 40 millones por gastar

Una contraprestación que, si nada cambia, verá su fin junto con el mes de julio a pesar de que aún quedan sin gastarse 40 millones de euros de los 100 presupuestados por el Gobierno tras la prórroga que ratificó en noviembre de 2015. Este dinero proviene de la dotación inicial del plan en 2015, la más voluminosa de todos los PIVE (225 millones de euros), y lo que pretenden las firmas es que ese dinero se aproveche tal y como está reflejado en los Presupuestos Generales de 2016, aunque de momento sin éxito.

Cabe recordar que, entre los cinco planes PIVE que se han llevado a cabo desde 2012, el Gobierno ha destinado 1.115 millones de euros para la financiación de este incentivo con el que se ha logrado sustituir un total de 1.185.000 vehículos antiguos por otros tantos nuevos y reducir las emisiones de CO2 en 850.000 toneladas. Unas cifras que, al menos con un Gobierno en funciones, no parece que vayan a crecer más.

Fuente: http://www.eleconomista.es


 


Página 9 de 21