Medio Ambiente

Autoelectrico_Reuters

China comienza a cumplir con su compromiso de desterrar los motores de combustión de su parque de automóviles con la obligación de los fabricantes de asumir una cuota de venta del 10% de coches eléctricos o híbridos a partir de 2019. EL porcentaje se elevará al 12% en 2020.

La normativa, que será revisada en 2021 para establecer nuevas cuotas, se aplicará a las marcas que produzcan o importen al menos 30.000 vehículos en el mercado nacional, el mayor del mundo.

Se aplicará un sistema de "créditos de vehículos de nuevas energías" que las compañías tendrán que cumplir anualmente si no quieren afrontar multas.

Un borrador de esta medida divulgado en julio fijaba las cuotas para 2018, pero finalmente la entrada en vigor de la medida se retrasó en la versión final tras una serie de observaciones de los fabricantes del sector, partidarios de una implantación más paulatina.

Un millón de ventas al año

China es ya el mayor mercado mundial de vehículos eléctricos e híbridos, con alrededor de un millón de unidades vendidas desde que el sector comenzó a desarrollarse a principios de esta década, una cifra aún pequeña para un país por el que circulan unos 200 millones de automóviles.

Impulsado a través de subsidios por el Gobierno chino, como una forma de luchar contra la creciente polución que atenaza las ciudades del país, el mercado de los vehículos eléctricos en China está liderado por las firmas locales BYD y Beijing Electric Vehicle.

Pero algunos de los principales fabricantes extranjeros, como el Grupo Volkswagen, Ford, Daimler-Benz o Renault-Nissan, también están intentando entrar en ese mercado mediante sociedades mixtas con fabricantes chinos.

Prohibición a largo plazo

El viceministro de Industria y Tecnología de la Información, Xin Guobin, avanzó hace unos días que la estrategia del Gobierno pasa por la prohibición total de este tipo de vehículos para seguir los pasos de Reino Unido o Francia.

El propio Gobierno había filtrado que las restricciones en las ventas se iban a comenzar a aplicar ya en 2018, con un cupo obligatorio para los fabricantes del 8%.

Fuente: EFE


 
Barcelona_electricos

Las restricciones de circulación en caso de episodio de contaminación a partir del 1 de diciembre afectarán a uno de cada cuatro vehículos que se mueven actualmente por el área metropolitana de Barcelona. Son unos 130.000 turismos diesel de más de 11 años y de gasolina de más de 17 años que tendrán prohibido circular de manera permanente en el ámbito entre rondas de la capital catalana en el 2020.

Parecía que iban a ser muchos más. Hasta ahora se conocía que la mitad de los coches matriculados en la provincia de Barcelona no habían recibido la etiqueta ambiental enviada por la Dirección General de Tráfico (DGT), el distintivo que marca el nivel de emisiones del vehículo y será el salvoconducto para poder moverse por la ciudad cuando se aplique el veto a los más contaminantes. Pero una cosa es el parque de coches censados y otra los que se mueven a diario por la metrópolis, un indicador mucho más certero.

La nueva cifra de afectados reales, que rebaja a más de la mitad el número inicial previsto de vehículos vetados, no tiene en cuenta a todos esos coches utilizados de manera esporádica y que se pasan semanas enteras aparcados sin pisar el asfalto. Se trata así de una aproximación mucho más detallada y ajustada a la realidad a partir de un trabajo de calle realizada durante tres meses por encargo del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), el Ayuntamiento de Barcelona y el RACC.

Según el nuevo estudio, el 25% de los vehículos que circulan con regularidad por las vías rápidas del área metropolitana no tienen la etiqueta de la DGT y, por lo tanto, no podrán circular cuando se produzcan restricciones. La cifra se rebaja ligeramente hasta el 20% en el ámbito urbano. En el centro de Barcelona la proporción de vehículos verdes es mayor ya que los taxis se han modernizado durante los últimos años mientras que en los municipios del entorno de Barcelona se detecta que el parque automovilístico particular está más envejecido.

Pese a ello, no hay tantos vehículos viejos circulando como se desprende de los datos oficiales en los que únicamente se tienen en cuenta los registros de la DGT. El estudio concluye que la antigüedad media de los coches en el entorno urbano es de 8,4 años, muy por debajo de los 12,3 que apunta el censo oficial de turismos registrados en la base de datos de la DGT. Los vehículos más antiguos son los camiones (10,3 años) y los autobuses (8,8). Ambos estarán exentos de las prohibiciones iniciales este invierno para no alterar el reparto en la ciudad pero cuando la medida se convierta en estructural todos los camiones sin etiqueta deberán atenerse a las mismas restricciones que los turismos. El tipo de vehículos más nuevos son los taxis y los servicios, con 4,2 y 3,5 años de antigüedad media respectivamente. La edad media de las furgonetas (7,7 años) también es inferior a la de los coches.

Fuente: La Vanguardia



 
1111

La industria europea de automóviles lanzó su propuesta para la reeducación de las emisiones de bióxido de carbono, la cual deberá condicionarse a la adopción de vehículos eléctricos y la infraestructura para su funcionamiento.

En el marco del Autoshow 2017 que se celebra en esta ciudad, y antes de que la Comisión Europea revele a finales de este año su propuesta sobre objetivos de emisión del gas por parte del sector automotriz para automóviles después del año 2021, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) estableció su postura al respecto.

El organismo propuso una reducción del 20% de CO2 para los vehículos de pasajeros para el 2030, en relación a lo que se tenga en el 2021.

"Esta es una fuerte reducción", dijo el presidente de ACEA, Dieter Zetsche y señaló que "también está en línea con lo que se espera de otros sectores de la industria, así como el Marco Climático y Energético de la UE y el acuerdo global de París".

En un comunicado dado a conocer en el marco del Autoshow, expuso que ese objetivo debería estar condicionado por la absorción real del mercado de los vehículos con carga eléctrica y por la disponibilidad de infraestructuras de carga para los vehículos de propulsión alternativa, que son cruciales para lograr reducciones significativas de CO2 más allá de los niveles de 2020.

"En nuestra opinión, este principio de condicionalidad vincula los objetivos climáticos de Europa a largo plazo con la realidad del mercado", explicó Zetsche".

De acuerdo con los últimos datos de la ACEA, en la primera mitad de 2017 los vehículos con carga eléctrica representaron el 1.2% de las ventas totales de automóviles nuevos, por lo que los sistemas de propulsión alternativos, sin duda, jugarán un papel cada vez más importante en la mezcla de transporte.

La ACEA también pidió a la Comisión Europea que considere las soluciones más rentables y tenga en cuenta las implicaciones sociales de la transición a los vehículos con bajas emisiones de carbono.

Fuente: http://www.economiahoy.mx


 
Autoelectrico_Reuters

China elabora ya su estrategia nacional para el desarrollo de vehículos inteligentes, que incluye la prohibición de producir y vender automóviles movidos con combustibles fósiles.

China se convierte en el tercer país que en los meses recientes ha anunciado que prohibirá las ventas de vehículos que usen combustibles fósiles, pues en julio lo hizo Francia y en agosto Reino Unido.

Se analiza ya un cronograma para la prohibición de la manufactura y venta de vehículos que utilicen fuentes tradicionales de energía, anunció el viceministro de Industria y Tecnologías de la Información, Xin Guobin. En su participación en un foro de armadores de vehículos en la ciudad de Tianjin, unos 100 kilómetros al sureste de Bejing, el funcionario llamó a los constructores a entender cabalmente la situación y ajustar sus estrategias.

En 2016 China produjo y vendió más de 28 millones de vehículos, cifra que lo mantuvo por octavo año consecutivo como el principal armador del mundo. Además, es ya también el productor más importantes de vehículos que usan nuevas fuentes de energía, y también el principal mercado para ese mismo tipo de unidades.

En 2016 la nación asiática produjo y vendió medio millón de este tipo de vehículos, y en sus calles circula un millón de esas unidades, la mitad del total mundial, recordó un despacho de la agencia Xinhua.

Por su parte Song Qiuling, subjefe del ministerio de Finanzas, dijo que a la fecha la mitad del precio original de los vehículos chinos con nuevos tipos de energía es subsidiado. Sin embargo, explicó que como en el largo plazo los subsidios pueden entorpecer el desarrollo de la industria en lugar de ayudarla, serán reducidos de manera gradual y en su lugar habrá una nueva política de crédito para los compradores. Ambos funcionarios omitieron citar alguna fecha para que entre el vigor la prohibición para la producción y venta de vehículos movidos con fuentes tra dicionales de energías.

Sin embargo, Xi indicó que el periodo que termina en 2025 será crítico para la industria automotriz. Precisó que los requerimientos de ahorro de energía y disminución de emisiones van a la alza, mientras crece la demanda para el desarrollo de vehículos inteligentes y movidos por nuevas fuentes de energía. Esa situación tendrá un profundo efecto en la industria automotriz, concluyó Xi.

La industria automotriz mundial se mueve de manera clara hacia las nuevas fuentes de energía. El fabricante Volvo anunció a principios de julio que para 2019 solo producirá automóviles eléctricos o híbridos. El mismo mes el gobierno francés dijo que el cese de la venta de vehículos que usen gasolina y diesel se dará en Francia en 2040, a fin de cumplir las metas del acuerdo de París en materia de clima.

Por su parte, Reino Unido tiene la meta de que en 2030 ya no se permita la venta de vehículos que usen combustibles tradicionales, y se espera que tras el receso de verano, el Parlamento haga un anuncio más preciso. Antes Noruega ya había establecido 2025 para que solo se puedan vender en ese país vehículos eléctricos o híbridos. India, Holanda y algunos estados alemanes también se encuentran analizando la misma medida.

Fuente: http://www.20minutos.com.mx


 
autointeligente

Los combustibles sintéticos o neutros en carbono, cuyo proceso de fabricación captura de dióxido de carbono (CO2), empleados en vehículos de combustión podrían contribuir a limitar el calentamiento global y ahorrar hasta 2,8 gigatoneladas de CO2 en Europa hasta 2050, según un estudio de Bosch.

Este tipo de combustibles capturan este gas de efecto invernadero en el proceso de fabricación convirtiéndolo en materia prima. A partir de esta se puede producir gasolina, diésel y un sustituto del gas natural con la ayuda de electricidad procedente de fuentes de energía renovable.

Según los expertos del grupo alemán, el uso de estos combustibles empleados como complemento a la electrificación podría ahorrar hasta 2,8 gigatoneladas de CO2 en Europa, es decir, el equivalente a tres veces las emisiones de dióxido de carbono que Alemania produjo en 2016.

El presidente del consejo de administración de Robert Bosch, Volkmar Denner, asegura que los combustibles sintéticos pueden hacer que los vehículos de gasolina y diésel sean "neutros en carbono" y, por lo tanto, que contribuyan "significativamente" a limitar el calentamiento global.

Para ello, será necesario el apoyo gubernamental a la hora de imponer el uso de este combustible a través de iniciativas como la alemana 'Energías alternativas en el transporte'. Para alcanzar los objetivos climáticos fijados en la conferencia de París, las emisiones mundiales de CO2 procedentes del tráfico tendrán que reducirse en un 50% en las próximas cuatro décadas.

Para Denner, alcanzar estos objetivos requiere de otras soluciones "inteligentes" más allá de la electromovilidad, ya que incluso si todos los coches llegaran a ser eléctricos, los aviones, los barcos, e incluso los vehículos pesados seguirían funcionando con combustible. Los combustibles sintéticos, además, se pueden diseñar para la combustión sin apenas hollín con lo que reduciría el coste del tratamiento de los gases de escape.

Los motores de combustión neutros en carbono, que emplean estos combustibles, "representan", según Bosch, un camino "muy prometedor" a explorar. El precio del combustible en sí, excluyendo los impuestos especiales, podría rondar, a largo plazo, entre 1,00 y 1,40 euros por litro, según sugieren los actuales estudios.

Otra ventaja "crucial" es que es posible seguir utilizando la red actual de estaciones de servicio. Por otra parte, aunque se reducirá el precio de los coches eléctricos en los próximos años, el desarrollo de estos combustibles podría ser rentable.

Hasta los 160.000 kilómetros, el coste total de un híbrido que funcione con combustible sintético podría ser menor que el de un coche eléctrico de gran autonomía, dependiendo del tipo de energía renovable utilizada.

Los combustibles sintéticos se obtienen mediante procesos termoquímicos a partir de carbón, gas natural o biomasa. Los combustibles sintéticos obtenidos de la biomasa suelen llamarse biocombustibles. Si se utiliza energía renovable en su elaboración, los combustibles sintéticos pueden producirse sin las limitaciones de volumen a las que están limitados los biocombustibles debido a factores como la cantidad de masa vegetal disponible.

Fuente: http://www.ecoticias.com


 
autoelectrico_thumb250px_

El crecimiento podría parecer enorme, pero hay que tener en cuenta varios factores, como son el cada vez más abundante número de versiones llegadas al mercado en los últimos tiempo, la mayor hibridación de las gamas y, en especial, la entrada en vigor el pasado mes de junio del nuevo Plan MOVEA con importantes ayudas económicas a la compra que varían en función del tipo de vehículo a adquirir.

Desde enero hasta julio de 2017, los eléctricos e híbridos matricularon un total de 35.708 unidades (+82,7%), de las cuales 5.764 (+74,4 % respecto al mismo mes del año pasado) y lo fueron este pasado mes de julio. Cifras que incluyen en ambos caso además de los turismos todos los tipos de vehículos dotados con esta tecnología que fueron recogidos por las estadísticas (es decir, cuadriciclos, vehículos comerciales ligeros, industriales y autobuses). Si nos ceñimos únicamente a los turismos. Esto significa que las matriculaciones de estos vehículos de energías alternativas han alcanzado una cuota de mercado del 3,9 por ciento sobre el total del mercado, porcentaje que se elevaría hasta el 4,5 % del mercado si únicamente contempláramos los vehículos eléctricos e híbridos tipo turismo.

El mayor volumen de oferta de modelos —a los que pronto se sumará una importante hornada de novedades— comienza a dejarse notar y la popularidad de estos modelos, especialmente en los grandes centros urbanos vaya en ascenso.

Si contemplamos únicamente los vehículos eléctricos, en los primeros siete meses de 2017 se matricularon 3.636 unidades, lo que se corresponde con un crecimiento del 33,3 por ciento si lo comparamos con el número de unidades vendidas en el mismo período del año 2016. Si nos ceñimos a las matriculaciones de vehículos eléctricos efectuadas en este mes de julio, el número de unidades registradas experimentó un incremento del 81,4 por ciento frente a las anotadas en el mismo mes de 2016, alcanzando las 673 unidades matriculadas, cifra que se encuentra por debajo de la cifra de matriculaciones de vehículos eléctricos registrada el pasado mes de junio cuando se anotaron un total de 769 unidades matriculadas.

Aunque respecto del año anterior (2016) las matriculaciones han experimentado un importante crecimiento, el incentivo del Plan MOVEA no termina de convencer a los usuarios a la hora de comprar vehículos de energías alternativas. Si bien es cierto que hay que contemplar la importante ofensiva de productos eléctricos que se van a poner próximamente a la venta, de momento se mantiene líder de este segmento del mercado el Renault Zoe (356 unidades) El Nissan Leaf (325 uds.), su tradicional gran rival y muchas veces líder del mismo ha perdido algo de terreno pese a haber matriculado un buen número de unidades a la espera de la llegada de su nueva generación el próximo mes de octubre. El tercero en discordia es el Mitsubishi Outlander (274 unidades) superando por muy poco las 247 del BMW i3.

En cuanto a los híbridos el mercado presenta unos volúmenes superiores en cuanto al número de unidades matriculadas. De enero a julio de 2017 las matriculaciones de híbridos crecieron un 90,6 % respecto de las registradas en el mismo periodo de 2016, hasta alcanzar las 32.072 unidades matriculadas. De estas 5.091 unidades lo fueron durante pasado mes de julio, experimentando un crecimiento del 73,5 por ciento frente al mismo período de 2016.

Toyota sigue siendo la marca líder del segmento híbrido, colocando nada menos que cuatro modelos, a la cabeza del mismo, con el Auris claramente destacado con 7206 unidadws registradas en lo que va de año. Le siguen en estos primeros siete meses del año los C-HR (6.684 uds) RAV 4 (4.650 y Yaris (4.625 uds).

Fuente: Newspress



 


Página 2 de 21