23 de Julio de 2018 | Por
"Aumento especial" por tasa consular
La suba de la tasa consular -que el Poder Ejecutivo incluyó en la última Rendición de Cuentas (ley Nº 19.535, publicada el 3/10/2017) y que entró a regir a partir del 1° de enero tuvo un impacto mayor en el sector automotor.

Esto se debió a que, junto con el sector azucarero, no están comprendidos dentro del libre comercio intrazona que acordó el Mercosur durante su creación. El incremento de esta tasa será del actual 2% a 3% para las importaciones de bienes provenientes de países del Mercosur, y a 5% para las originadas por fuera del bloque. Como los vehículos que entran a Uruguay se negocian por "fuera" del bloque, quienes importan estos productos a partir del año 2018 pagarán una tasa de 5%, independientemente de su origen. 

Precisamente, el cambio de 2% a 3% se da únicamente para productos que aplican el ACE N° 18 - MERCOSUR (excluyendo azúcar y sector automotor). En este sentido cabe recordar que el sector automotriz se ha venido negociando las condiciones de ingreso en acuerdos bilaterales, siendo el ACE Nº 2 con Brasil, el ACE Nº 57 con Argentina y el Ace Nº 55 con México.

Lo que, desde nuestra Asociación del Comercio Automotor del Uruguay, ACAU, venimos cuestionando desde que tuvimos noticia de su inclusión en la Rendición de Cuentas, esta relacionado tanto al fondo como a la forma de esta verdadera suba tributaria a un sector que tiene el dudoso privilegio de tener la carga impositiva más dura de la región y del continente.

Así fue que cuestionamos que bajo el paraguas de lo que sería una "Tasa" se instrumenta un verdadero impuesto más, dado que una Tasa supone una contraprestación a lo aportado y desde su inclusión en la ley nadie nos explicó que contraprestación supuso un aumento del 150% de este tributo.

Pero lo sustancial entendemos, es que no se le puede seguir pidiendo a los uruguayos que a la hora de adquirir un vehículo que tenga que pagarlo dos o más veces el valor del mismo puesto en el puerto de Montevideo porque el Estado se apropia vía impuestos de la mitad de lo que se paga.