13 de Agosto de 2019 | Por ACAU
Camino a la seguridad del futuro
El pasado 2 de Julio, la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay participó en el proceso de aprobación de la Tercera Ley de Seguridad, convocado por la Comisión de Transporte y Obras Públicas.

En la sesión, ACAU estuvo representado por su presidente Gustavo Quartino, el vicepresidente Miguel del Castillo y el gerente, Ignacio Paz, que fueron consultados acerca del proyecto en aspectos específicos de los elementos de seguridad activa y pasiva en los futuros automotores, su viabilidad e impacto. 
 
Las veinte empresas que integran la ACAU representan aproximadamente un 90% de los productos automotrices que se importan y comercializan en nuestro país y suman una basta experiencia sobre el tema. Habiendo trabajado en conjunto con Unasev, Ministerio de Transporte y Obras Públicas, así como de Industria, Energía y Minería en relación a las regulaciones de productos automotrices, compartiendo un interés común como lo es la disminución de accidentes, la prevención del tráfico y el cuidado del medio ambiente, los integrantes de ACAU expresaron su apoyo a los cambios que promueve la ley. 
 
El proyecto que está en consideración contiene modificaciones en las exigencias de equipamiento de seguridad de los futuros automotores. Estos comenzarán a exigirse poco a poco según el cronograma que establezca la futura reglamentación. Los primeros en entrar en vigencia son algunos de los que ya integran el equipamiento de la mayoría de los cero kilómetros, tales como los cinturones de seguridad de tres puntas, el sistema ABS y las luces cortas obligatorias. Otros, de tecnología aún en desarrollo, no se pondrán en rigor hasta el año 2030, como lo es el caso de un airbag exterior para la protección de peatones.
 
Lo que sí ya tendría fecha de entrada es la obligatoriedad del ESB (Control Electrónico de Estabilidad), que entraría en vigencia a partir del 2023. El control de estabilidad es un elemento de seguridad activa del automóvil que actúa frenando individualmente las ruedas en situaciones de riesgo para evitar derrapes, tanto sobrevirajes, como subvirajes. El control de estabilidad centraliza las funciones de los sistemas de ABS, EBD y control de tracción.

 
Durante la sesión, la comisión expresó su preocupación respecto a un posible impacto negativo en la venta de automotores, teniendo en cuenta que el nuevo equipamiento podría aumentar el precio de las unidades. Sobre esto ACAU se mostró optimista, ya que los elementos se incorporarían de forma progresiva, lo cuál no generaría un gran impacto en el precio de los vehículos.