19 de Julio de 2018 | Por
¿Qué pasa con el régimen tributario en Autos eléctricos?
En los últimos años, el Poder Ejecutivo ha tomado una serie de medidas con el fin de bajar los costos en la adquisición de vehículos eléctricos en el país. Repasemos brevemente cuáles fueron las medidas:

El Decreto N°411/010 del 30 de diciembre de 2010 modificó las tasas de IMESI aplicables a los vehículos utilitarios y de pasajeros. Este decreto fijó el IMESI para los vehículos de transporte de carga y pasajeros eléctricos y furgones livianos en un 2% (versus 30,2% para aquellos con motor diésel), 5% para los automóviles de pasajeros (versus tasas de 100% para vehículos con motor diésel y tasas que oscilan entre 20% y 40% para los vehículos nafteros.

El Decreto N°2/012 de 9 de enero de 2012 incorporó a los vehículos utilitarios eléctricos en el indicador de producción más limpia de la Ley de Promoción de Inversiones.

Luego, con lo dispuesto por el Decreto N°246/012 de 2 de agosto de 2012 se volvieron a modificar las tasas del IMESI. La nueva tasa para vehículos de transporte de carga y pasajeros eléctricos y furgones livianos en un 2,3% (versus 34,7% para aquellos con motor diésel), 5,75% para los automóviles de pasajeros (versus tasas de 115% para vehículos con motor diésel y tasas que oscilan entre 203% y 46% para los vehículos nafteros. Las tasas aumentaron ligeramente pero la diferencia con los vehículos competitivos tradicionales se amplió.

Unos años más tarde, el Decreto N°34/015 de 16 de enero de 2015 fijó la Tasa Global Arancelaria extra-zona e intra-zona de los autos con motor de propulsión eléctrica exclusivamente al 0% por un plazo de dos años, el cual fue extendido luego a través del Decreto Nº 59/017 de 6 de marzo de 2017, en ocasión de la modificación de la Nomenclatura Común del Mercosur y su correspondiente Arancel Externo Común a efectos de actualizar la nomenclatura arancelaria a la Sexta Enmienda del Sistema Armonizado.

En agosto de 2016 UTE aprobó el Plan de implementación de la ?Red UTE de Sistemas de Alimentación de Vehículos Eléctricos en Uruguay?.

De acuerdo al Decreto N°325/017 de 20 de noviembre de 2017 se exoneró por 5 años la tasa global arancelaria para vehículos propulsados únicamente con motor eléctrico, destinados al transporte de mercancías.

El Decreto de la Junta Departamental de Montevideo N°30.094 de 22 de octubre de 2002, en su artículo 12, faculta a la Intendencia a bonificar en un 50% a los vehículos eléctricos. Esta bonificación se reduce una vez concedida en un 10% anual hasta su eliminación. Se dispone asimismo que los importadores deberán asegurar el adecuado reciclaje y/o disposición final de las baterías eléctricas, procedimiento que deberá ser certificado por las oficinas técnicas con competencia en la materia. No es claro que esta disposición esté vigente en tanto la misma asimismo establece que su aplicación se hará ?en coordinación con el Congreso Nacional de Intendentes?. Si bien no he encontrado la norma que lo habilita, el Intendente Martínez ha manifestado públicamente que la Junta Departamental de Montevideo votó por unanimidad la exoneración de la patente de los taxis eléctricos.

La realidad de hoy nos marca entonces que para los autos para pasajeros y utilitarios rige una tasa global arancelaria del 0%, un IMESI del 5,75% y en el caso de empresas pueden llegar a descontar de renta no menos del 30% de la inversión.

En materia de patente de rodados, existe una propuesta de exoneración a nivel del Congreso de Intendentes. La patente es un tema sensible. En la medida que la patente es proporcional al valor del vehículo y siendo los vehículos eléctricos de precio elevado, la patente es especialmente costosa.

Más del 50% del costo de los vehículos eléctricos corresponde a la batería. El resto del vehículo es mucho más sencillo que un vehículo tradicional. Por este motivo, el valor de la batería, y su acelerado descenso de precio es un factor fundamental a la hora de evaluar el precio del vehículo.

El costo de la batería es un factor que de alguna forma ?desacelera? la expansión de los autos eléctricos en nuestro mercado, dado que es su precio baja marcadamente todos los años. La consecuencia directa de esto, es que muchos no lo compran porque especulan que en pocos años va a costar mucho menos.